Muchos problemas oculares en adultos pueden evitarse en la niñez