La actualidad económica #En140Segundos

La EPA del último trimestre del año pasado ha traído la buena noticia económica de esta semana, ya que el desempleo ha bajado en más de 71.000 personas. Si hablamos del año entero la cifra sería de récord con 678.000 parados menos.

El dato es bueno, pero España cierra 2015 con casi 4,8 millones de parados, el 20,9%. Además, en la cara B de estas cifras está el descuadre entre la bajada de parados y el aumento de empleos. Es decir, que no se generan la misma cantidad de contratos de trabajo que refleja este descenso del paro por la marcha de jóvenes a otros países o porque muchos desempleados dejan de estar registrados como tales. Además, la mitad de los parados son de larga duración, los contratos temporales superan de largo a los indefinidos y el paro juvenil, aunque haya bajado, aún está en el 46%. En cuanto a los hogares con todos sus miembros en paro también baja la cifra, pero aún está por encima de los dos millones y medio.

Mientras tanto, España sigue en el punto de mira internacional, no sólo por la incertidumbre postelectoral de quién formará Gobierno, sino también por los deberes que parece que le vendrán impuestos al nuevo ejecutivo. La última muestra en este sentido ha llegado desde Bruselas.

En un informe, la Comisión Europea alerta de la elevada deuda pública como un factor de debilidad de la economía española, e insiste en que para aplacar este problema, el futuro ejecutivo tendrá que aplicar un ajuste fiscal significativo. En cuanto a la incertidumbre política de España, dice que aún es pronto para evaluar su impacto en la economía, si bien insiste en la necesidad de formar un Gobierno estable. No obstante, parece que emplazan a febrero para mojarse en este sentido, en el marco del semestre económico europeo.

Y el caso Rato vuelve al centro de la actualidad. El ex vicepresidente económico con Aznar, ex director del FMI y ex presidente de Bankia tendrá que declarar el 19 de febrero para aclarar el origen su fortuna.

Ésta es una de las causas que Rato tiene pendientes con la justicia, porque también está la de Bankia y su salida a Bolsa. Un tema sobre el que se ha pronunciado estos días, y de forma clara, el Tribunal Supremo. Ha anulado la compra de acciones de Bankia por engaño, ha rechazado dos recursos presentados por la entidad y permite que continúen las reclamaciones de los posibles afectados.