Un Guardia Civil sancionado por querer entrar sin pagar en un club de alterne

El Tribunal Supremo ha confirmado la suspensión de cinco días a J.A. Nava Cano, un sargento de la Guardia civil, por actuar contra la dignidad del cuerpo al intentar entrar sin pagar en un club de alterne junto con otros dos policías del CNI.

Según el expediente disciplinario, Nava Cano acudió acompañado de otros agentes, que se negaron a pagar la entrada, lo que ocasionó un incidente con el portero.
La dueña, obligó al portero a pedir disculpas por tratar así a los clientes. Nava, en estado de embriaguez, mostró su placa y le dijo al empleado que le iba a llevar preso. Además, le contó a la dueña que estaban “trabajando en un operativo”. La dueña contestó de la misma manera, pero tras amenazarle con el cierre del local, les invitó a entrar y tomar una copa gratis.

Una vez dentro, Nava Cano señaló: «esta gente se va enterar, «vamos a estar toda la noche bebiendo gratis y a montar la fiesta aquí» , por lo que la mujer finalmente decidió llamar a la policía.
Los hechos terminaron con un expediente disciplinario, pero no se cursó denuncia alguna contra el mando ante la Fiscalía o el juez.