Diego se suicidó por acoso escolar a los 11 años, la jueza quiere archivar la causa

“Papá, mamá, espero que algún día podáis odiarme un poquito menos…Yo no aguanto ir al colegio y no hay otra manera de no ir”. Así comenzaba la carta que Diego, de 11 años dejó escrita a sus padres justo antes de lanzarse por la ventana desde un quinto piso.

La situación a la que había llegado el pequeño  en el colegio Nuestra Señora de los Ángeles, en el barrio de Villaverde, Madrid, era tan límite como para que encontrara otra salida que el suicidio. Ahora, la jueza encargada de la instrucción del caso en el juzgado número 1 de Leganés quiere archivar la causa.

Pese a la carta de Diego, en la que además se despedía dulcemente de cada uno de los miembros de su familia, y a las denuncias efectuadas por otros niños de su centro escolar, donde otra niña trató de quitarse la vida en 2010, la Policía descartó el acoso como móvil del suicidio del pequeño.

Los padres de Diego insisten en que se llegue hasta el final, y han pedido a la jueza, a través de una entrevista concedida al diario El Mundo,que se ponga en su lugar. “En ese colegio están pasando cosas raras y, al menos, hay que investigarlo” dice Manuel, el padre.

Desde el colegio no se han querido pronunciar y han remitido al diario a la Consejería de Educación, que llevó a cabo una investigación cuyo resultado vino a decir que no existía tal caso de acoso.