Podemos sigue intentándolo con el PSOE

El diputado de Podemos, Íñigo Errejón, ha vuelto a instar al PSOE a sentarse a negociar para poder alcanzar un acuerdo y formar Gobierno, aunque ha dicho que no es comprensible que el hecho de pensar diferente en algunos aspectos se considere como «barreras insalvables». «Estamos dispuestos a sentarnos a hablar con cualquiera, pero no entendemos mucho la cuestión que plantea que si alguno piensa diferente es que está marcando barreras insalvables», ha dicho.

   Además, considera que le corresponde al PSOE buscar acuerdos y presentar su proyecto de España a otros partidos para lograr una alternativa al PP en el Gobierno. «Si alguien buscar acuerdos lo que tiene que hacer es ofrecer algo y presentar una propuesta», ha dicho a la vez que ha apuntado que aún no han escuchado propuestas por parte de los socialistas.

   «Si el PSOE tiene otro proyecto y quiere cambiar unas cosas por otras estaríamos encantados de oírlas, pero hasta ahora no las hemos oído», ha explicado añadiendo que se escucha «mucha discusión» sobre qué hay que hacer pero ninguna sobre «para qué».

   Así, ha remarcado que Podemos «piensa diferente al PSOE en muchos aspectos», y sin embargo puede sentarse a hablar aunque los socialistas han mostrado últimamente «actitudes concretas y prácticas que no coinciden». «A lo que aludía la Mesa del Congreso, nos hacen ser un tanto escépticos, preferimos ir con políticas y compromisos claros por delante», ha añadido en una entrevista en ‘Los Desayunos de TVE’ recogida por Europa Press.

   Errejón ha criticado este acuerdo para la Mesa del Congreso: «Para nosotros eso es una declaración de intenciones que no nos alegra», ha dicho y se ha referido al líder socialista, Pedro Sánchez remarcando que «uno no puede irse por las mañanas a Portugal y por las tardes hacer un ‘pacto a la alemana’ para la Mesa». «Nos genera la prudencia de si estará antecediendo o precediendo lo que pudiera ser un acuerdo de cara a la Moncloa, que seria de inmovilismo», ha apuntado.

«No me fío de los partidos tradicionales»

   El diputado ha dicho que no se «fía demasiado» de los partidos tradicionales, y que, ante la posibilidad de llegar acuerdos, quiere ver compromisos por escrito, aunque eso no significa que no se pueda negociar. «Queremos llegar, si se llega, a compromisos por delante con garantías firmadas y escritas, no con declaraciones de buenas intenciones», ha añadido.

   Preguntado por si ve a su formación pactando con Ciudadanos, el diputado de Podemos ha dicho que podrían intentar entenderse con ellos en algunos aspectos, porque considera que Ciudadanos podría estar interesado en temas como la modificación de la Ley Electoral. Sin embargo, ha remarcado que en cuanto a políticas sociales y económicas les ve «más cerca del PP». «Es importante poner los compromisos encima de la mesa al margen de a quién se los dirija uno», ha añadido.

   Sin embargo, ha remarcado que respeta los resultados de las elecciones generales en las que resultó el PP el partido más votado, pero ha lamentado que en las últimas legislaturas el Gobierno haya gobernado «para los grandes poderes» y no «para la mayoría social». «Si no hubieran hecho eso, no habríamos nacido nosotros y no habríamos entrado con 69 diputados en el Congreso», ha concluido.

Sobre las acusaciones de financiación ilegal: «Encantados de que se investigue»

   Sobre las acusaciones a Podemos de una posible financiación ilegal a través del Gobierno iraní, Errejón ha respondido que no le sorprenden porque «llevan dos años acusando a Podemos de barbaridades». Así, ha opinado que «quién considere que se ha cometido una ilegalidad está en su derecho de denunciarla» y ha instado a que las instituciones se pongan a investigar el caso. «Si a alguien le quedan sospechas está en su derecho de manifestarlo y de pedir que se investigue, nosotros encantados de que se haga», ha dicho.

   Errejón ha explicado que cuando desde su formación llama «búnker» a un posible pacto entre PP, PSOE y Ciudadanos se refiere más a un concepto de «inmovilismo» y no al término como tal que implica connotaciones franquistas, porque «esta posible segunda Transición» no es igual que la primera, ya que ningún partido pone en duda su compromiso con la democracia, según ha dicho.