Los refugiados centran el discurso de Año Nuevo de Angela Merkel

Angela Merkel ha hecho de la crisis de refugiados el centro del tradicional discurso de Año Nuevo.

“Algunos temas que cité el año pasado (…) tales como la guerra en Siria y los asesinatos brutales de la organización terrorista Estado Islámico (EI), no han perdido su actualidad”, afirmó Merkel al inicio de su intervención, retransmitida por la televisión pública.

Merkel aviso de que la gran afluencia refugiados exigirá grandes esfuerzos por parte de la población alemana, especialmente con vistas a las tareas de integración que se deberán llevar a cabo con todos aquellos migrantes que se quedarán a vivir en el país:  “La integración es una tarea muy importante, queremos y necesitamos aprender de los errores del pasado”

“Nuestros valores, nuestras tradiciones, nuestra comprensión de la ley, nuestro idioma, nuestras leyes, nuestras normas, son un requisito para una buena convivencia en nuestro país. Esto se aplica a cualquiera que quiera vivir aquí”.

Merkel, además,  se mostró muy segura de que si se abordan de la manera correcta  la inmigración y la integración de los refugiados, se estarán sentando las bases a las  oportunidades del mañana.

“Tanto a nivel nacional como internacional, estamos trabajando para mejorar la protección de las fronteras exteriores de Europa, para convertir la migración ilegal en legal, para combatir las causas que hacen que tantas personas huyan de su país y así reducir el número de refugiados”, agregó.

Respecto al escollo del  terrorismo islámico, destacó la “importante contribución de Alemania” en la lucha contra la organización yihadista EI. “Es cierto que vivimos un tiempo especialmente difícil, pero también es cierto que podemos conseguirlo porque Alemania es un país fuerte”, concluyó Merkel antes de desear a sus conciudadanos salud, fuerza, confianza y la bendición de Dios para el próximo año.

En el ámbito económico, Merkel quiso destacar  que Alemania registra en la actualidad su tasa de desempleo más baja desde que el país se reunificó. “Los salarios están creciendo y la economía es sólida e innovadora”, manifestó la canciller. Por primera vez en la historia, el discurso de Año Nuevo de Merkel fue subtitulado en árabe y en inglés, con el objetivo de que los protagonistas de su intervención , los refugiados, pudieran entenderlo.