Al día, la actualidad en 140 segundos

Al día, la actualidad en 140 segundos

Las negociaciones para lograr la investidura de Mariano Rajoy fluyen de manera frenética entre La Moncloa y las sedes de los partidos. Rajoy ya se ha entrevistado con Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Albert Rivera, y de momento, sigue en un callejón de difícil salida.

El PSOE ha dicho no, Podemos ha dicho no y Ciudadanos ha dicho no, a no ser que el PP logre que el PSOE se abstenga, en cuyo caso también lo harían los 40 diputados de Ciudadanos. Eso ha dicho Albert Rivera tras su encuentro con el presidente en funciones en La Moncloa.

En una cosa coinciden todos, la pelota está en el tejado de Pedro Sánchez, que bastante tiene con encarar a los barones de su partido, que si bien dicen apoyar al líder, no parece que ese apoyo sea incondicional. Rivera le pide a Sánchez que no negocie con Podemos, Podemos le pide a Sánchez que deje de hacer teatro y confirme si va a apoyar la investidura de Rajoy, Rajoy le pide a Sánchez que vele por la unidad de España y Sánchez les recuerda a los suyos, a todos los que gobiernan en comunidades autónomas y municipios gracias a Podemos, que la Ejecutiva Federal siempre les apoyó. Pese a ello, se reafirma en su decisión de que votará no a la investidura de Rajoy, aunque Pablo Iglesias le siga exigiendo que se defina, y en que la unidad de España es un requisito sine qua non, para pactar.  Quedan 15 días para que se constituya la mesa del Congreso y continúa el lío en Moncloa, el Congreso y también en Ferraz.

Es precisamente allí donde Pedro Sánchez ha vuelto a hablar de la unidad de España y del gobierno del cambio, justo antes del Comité Federal en el que se ha discutido sobre todo la política de pactos que el partido va a llevar a cabo de cara a la constitución del Parlamento.  Aunque cierta sombra de hostilidad ha planeado sobre la reunión. Si vuelve a haber elecciones, habrá  primarias, y quizá Pedro Sánchez no vuelva a ser el candidato

Y todo esto con Cataluña de fondo, una Cataluña que tendrá que volver a convocar elecciones si el 10 de enero no se inviste un presidente del Parlament. La CUP y Junts Pel Sí habían llegado a un preacuerdo que se ha votado y que se ha saldado con un empate entre el sí y el no a Mas en la tercera votación. No habrá contraoferta de Junts Pel Sí, por lo que esperarán a que la CUP tome una decisión el próximo día 2.