Cuatro médicos y una farmacéutica vinculados a una red de venta ilegal de anabolizantes

La Guardia Civil de Oviedo en coordinación con la Consejería de Sanidad del Principado de Asturias ha procedido a la detención de un médico y ha tomado declaración, en calidad de investigados, a otros tres médicos y a una farmacéutica por su presunta implicación en un supuesto delito contra la salud pública (dopaje en el deporte). Los implicados, prescribían o dispensaban supuestamente de forma irregular fármacos anabolizantes a un elevado número de pacientes entre los que existían profesionales y aficionados al culturismo.

En un comunicado, la Guardia Civil explica que a principios del año 2014 se tuvo conocimiento de la supuesta dispensación irregular en farmacias del Principado de Asturias de sustancias psicotrópicas y anabolizantes, por los que se pone en marcha la operación Apoteka.

Dio comienzo entonces la operación ‘Apoteka’, determinando las oficinas de farmacia en las que se había detectado la dispensación irregular de fármacos anabolizantes, así como la identidad de los facultativos médicos que habían expedido las recetas y de un nutrido número de pacientes que habían adquirido los mencionados fármacos anabolizantes y, en menor medida, medicamentos cuya composición contenía sustancias de las denominadas «psicótropos».

La primera fase de las investigaciones se centró en los términos municipales de L’Entregu y Langreo. En esta fase se tomó declaración a numerosos pacientes, los cuales afirmaron haber retirado fármacos tanto anabolizantes como psicótropos, en una de las farmacias investigadas de la localidad de El Entrego, al amparo de recetas médicas privadas.

Dichos fármacos habían sido prescritos por un facultativo médico asentado en la misma localidad de L’Entregu, pero los pacientes aseguraron que nunca llegaron a retirar las importantes cantidades sobre las que se les preguntaba, lo que llevó a la conclusión de que muchas de las recetas retiradas por el Servicio de Inspección Farmacéutica de la Consejería de Sanidad, habían sido extendidas por el citado médico sin el conocimiento, ni consentimiento expreso de sus pacientes.

Asimismo, se pudo comprobar que alguno de los pacientes solicitó, del mismo facultativo, la prescripción de fármacos anabolizantes con la finalidad de ser utilizados en los denominados «ciclos», (métodos empleados para conseguir aumentar la masa muscular y un mayor rendimiento físico de los deportistas tanto profesionales como amateurs).

Por este motivo, se procedió a la detención del facultativo médico que había prescrito dichos fármacos como presunto autor de un supuesto delito contra la salud pública, por la prescripción irregular de medicamentos, sin justificación terapéutica, y por dopaje en el deporte, así como por un supuesto delito de falsedades (falsedad en documentos privados – recetas médicas).

El detenido fue presentado ante la autoridad judicial en el Juzgado de 1ª Instancia e Instrucción número 1 de los de Laviana, que acordó la puesta en libertad con cargos.

SEGUNDA FASE EN AVILÉS

En una segunda fase, que se desarrolló en la localidad de Avilés, se pudo averiguar que un solo paciente había retirado, desde principios del año 2013 y hasta mediados del año 2015, casi 300 envases de fármacos anabolizantes, los cuales habían sido prescritos por un solo facultativo médico y retirados en dos oficinas de farmacia de la localidad de Avilés con recetas pertenecientes al Sistema Nacional de Salud.

Por todo ello, y tras tomar declaración a dicho paciente y a los farmacéuticos titulares de ambas oficinas de farmacia, se procedió a la toma de declaración en calidad de investigado al facultativo médico que prescribió la totalidad de los fármacos anabolizantes como presunto autor de un supuesto delito contra la salud pública, por la prescripción irregular de medicamentos anabolizantes sin justificación terapéutica y por un supuesto delito con la hacienda pública y la seguridad social, a consecuencia del fraude ocasionado a la seguridad social, dado que los medicamentos habían sido prescritos en recetas del Sistema Nacional de Salud, encontrándose algunos de ellos financiados.

Dicho fraude podría haber ascendido a la cantidad de 1.000 €, aproximadamente. Las Diligencias instruidas por estos hechos fueron entregadas en el Juzgado de Instrucción, en funciones de guardia, de los de Avilés.

FARMACIA DE GIJÓN

La tercera fase de la investigación se desarrolló en la localidad de Gijón, donde a consecuencia de la ausencia tanto de pacientes como de médicos prescriptores y recetas médicas que ampararan la venta de los fármacos anabolizantes, se procedió, en base a los datos aportados por la Consejería de Sanidad, a tomar manifestación, en calidad de investigada, a la titular de la oficina de farmacia implicada en los hechos, como presunta autora de un supuesto delito contra la salud pública, por la dispensación irregular de medicamentos anabolizantes a un solo cliente que practicaba culturismo.

Las Diligencias instruidas por estos hechos fueron entregadas en el Juzgado de Instrucción, en funciones de guardia, de los de Gijón.

La cuarta y última fase de la investigación se desarrolló íntegramente en la localidad de Oviedo, dado que existían dos oficinas de farmacia en las que se habría producido una dispensación irregular de fármacos anabolizantes. En esta fase fueron identificados algunos de los pacientes que habían retirado dichos fármacos en una de las farmacias, los cuales fueron escuchados en declaración, al igual que los titulares de las farmacias investigadas.

Una vez finalizadas dichas indagatorias, se procedió a la toma de manifestación de tres facultativos médicos que  habían prescrito los fármacos anabolizantes, haciéndolo dos de ellos en calidad de investigados, por su presunta participación en un supuesto delito contra la salud pública, al prescribir de forma irregular medicamentos anabolizantes (dopaje en el deporte), dado que alguno de los pacientes, destinatarios de estos fármacos, practicaba el culturismo de forma amateur.

DELITO DE FALSEDAD DOCUMENTAL

De la misma manera, la declaración de uno de esos dos médicos, también se llevó a cabo por la presunta comisión de un supuesto delito de falsedades (falsedad documental). Las Diligencias instruidas por estos hechos fueron entregadas en el Juzgado de Instrucción, en funciones de guardia, de los de Oviedo.

Al mismo tiempo que la Guardia Civil llevaba a cabo dichas investigaciones, por parte de la Consejería de Sanidad, se incoaron los expedientes administrativos oportunos a las oficinas de farmacia implicadas en los hechos, al objeto de depurar las responsabilidades administrativas en las que hubieran podido incurrir.

Finalmente, en el transcurso de la operación llevada a cabo por la Guardia Civil, en cooperación con la Consejería de Sanidad – Servicio de Farmacia del Principado de Asturias, se practicó la detención de un facultativo médico y se tomaron declaraciones, en calidad de investigados, a otros tres médicos y a un farmacéutico.