Juguetes inteligentes para estas Navidades

Denominados smart-toys, estos juguetes inteligentes, siempre van a la última. Juguetes que cobran vida y que van actualizándose con el software que lo compone. Una inteligencia parecida a la de los asistentes habituales como Siri (Apple).

Estos juguetes aún no se han hecho su hueco en el mercado, pero su venta ha crecido en pocos años, de hecho en 2015 se recaudaron más de 2.500 millones de euros.

Cada vez el mundo infantil se rodea más de tecnología. Ya no es tan extraño ver a un pequeño con un IPad en la mano o con una Tablet. En este contexto, estos juguetes inteligentes van encontrando poco a poco su hueco en el mercado.

La primera compañía en lanzar estos juguetes al mercado fue Activision, creadores de videojuegos, lanzaron unos juguetes que servían para desbloquear parte del universo virtual. La competencia pronto comenzó a crear productos parecidos. Nintendo, Disney, Lego, Google e incluso la muñeca Barbie.

Algo similar ha ocurrido con Furby, que también se ha ido actualizando, capaz de mantener una conversación, recordar palabras para seguir la conversación más adelante o tener distintos temas guardados en el sistema para variar en las conversaciones.

Tiene sus contras

Los riesgos son sencillos, aunque no son tan fáciles de detectar. Al igual que los teléfonos móviles y los ordenadores los smart-toys tienen peligros para la privacidad y más cuando estamos hablando de niños. El problema de estos juguetes tan nuevos en el mercado es que no están tan preparados para blindar la seguridad de la información que aglutinan.

Un ejemplo de esto es lo que le ocurrió a la compañía VTech, donde un ciberdelicuente consiguió acceder a la base de datos donde pudo descargar contenidos que tenían información de los dueños de estos juguetes.

Sin duda un avance tecnológico que necesita una vuelta de tuerca para que convenza a los potenciales clientes.