Los veteranos de guerra se suman a la campaña para proteger a los musulmanes en EE UU

Veteranos de guerra y militares estadounidenses se unen a la campaña #IWillprotectYou ante el aumento de un sentimiento contra los musulmanes en los EE UU y, sobre todo, ante los anuncios lanzados por el candidato presidencial Donald Trump de prohibir la inmigración de musulmanes a territorio norteamericano.

La campaña en las redes sociales se puso en marcha cuando Sofía, una pequeña de 8 años, manifestó su terror tras escuchar por televisión las palabras de Trump. Sofía pensaba que la iban a deportar por el hecho de ser musulmana.

Melissa Chance Yassimi

La pequeña empacó una maleta con sus muñecas Barbie, un frasco de mantequilla de cacahuete y un cepillo de dientes. También echó los cerrojos de su casa, porque pensaba que en cualquier momento llegarían soldados para llevársela de casa.

 

Poco a poco, Sofía se recupera del pánico, gracias a los miles de mensajes que recibe la familia a diario, muchos de ellos enviados por veteranos de guerra y militares, donde llamándola por su nombre le dicen que «no se preocupe», que los militares están para protegerla y no llevársela del país.

«#Iwillprotectyou con mi último aliento Sofía!», escribió Brandon Sterne, un veterano de la Marina de Guerra de 22 años de edad que prestó servicio en Irak. Sterne comentó a la agencia AP que él había visto en Irak la importancia de apoyar a las personas de todas las razas y religiones. «Yo simplemente le digo [a Sofía] que el odio no va a ganar. Hay gente buena en el mundo, y la gente buena siempre la protegerá de la gente malvada».

#IWillProtectYou

#IWillProtectYou

La historia de Sofía es la punta del iceberg del día a día de la comunidad musulmana estadounidense que muestra su preocupación por una creciente ola de antiislamismo que se está instalando en la sociedad, y a la que contribuyen declaraciones como las realizadas por Donald Trump.

Temor a que crezca un sentimiento antiislamista en EE UU

La preocupación ante la amenaza yihadista es una constante de los representantes políticos norteamericanos. Tras el atentado en San Bernardino a finales de noviembre, Obama defendió endurecer los controles a los ciudadanos de países aliados que pueden viajar sin visado y limitar las comunicaciones yihadistas en Internet.

No obstante, el presidente norteamericano marcó límites en su discurso y defendió que no se puede caer en una cultura de miedo colectivo a la comunidad musulmana. «La libertad es más poderosa que el miedo», dijo a la vez que pidió a los líderes musulmanes en EE UU redoblar los esfuerzos para frenar la atracción extremista.

Un discurso que parece no haber calado entre alguno de los candidatos en la carrera presidencial a la sucesión.

Estados Unidos, a pesar de la amenaza terrorista no a aumentado su nivel de alerta. Tan solo se ha reforzado la seguridad en potenciales objetivos , como el transporte público y eventos deportivos, pero no se han introducido cambios en la Ley antiterrorista en los EE UU.