La mujer de Toño Sanchís devuelve la ilusión a sus hijos en sus horas más bajas

La guerra sin cuartel entre Belén Esteban y Toño Sanchís sigue abierta. Por si fuera poco las cosas se complican para el representante de famosos, ya que, según las últimas informaciones, su mujer Lorena podría estar planteándose la separación. Mientras decide qué hacer con su vida, la joven ha aprovechado para comprar los regalos de Papa Noel en un conocido centro comercial especializado en juguetes.

Tras finalizar las numerosas compras, la mujer de Sanchís abandonó el establecimiento luciendo un semblante serio, reflejo de la lógica preocupación del momento. Y es que si la finalmente Belén Esteban sigue adelante con sus planes de interponer la demanda contra su manager, la joven sería la damnificada. La joven, visiblemente más delgada con un look informal con vaqueros, botas australianas y parka verde, es la dueña legal de la empresa de representación de su marido. No dudó en ponerse unas gafas de sol para ocultar la tristeza de su mirada.

Lorena Romero, la mujer de Toño Sanchís, también está viviendo un momento muy delicado, aunque al igual que su esposo busca la normalidad en su día a día, sobre todo para proteger a sus cuatro hijos y que estén al margen de toda la polémica.