Iglesias y Podemos descartan una ‘solución a la portuguesa’ para gobernar España

Podemos y su secretario general, Pablo Iglesias, descartan, en principio, una ‘solución a la portuguesa’ para gobernar España y se enrocan en su hoja de ruta, las cinco condiciones que pasen por las reformas de “la ley electoral, del blindaje constitucional de los derechos sociales, de la moción de confianza ciudadana al gobierno, del reconocimiento del derecho a decidir de los territorios y acabar con las puertas giratorias”.

Ahora ” toca calma, estar a la altura del desafío histórico” y el “cambio constitucional que se ha expresado en las urnas”, ha respondido al ser preguntado acerca de si es posible en España una alianza de los partidos de izquierdas para desbancar a Rajoy de la Moncloa.

Iglesias ha afirmado que Podemos ha cosechado unos resultados electorales tras las elecciones que le aúpan como primera fuerza política en comunidades como Cataluña y segunda en otras como Madrid, País Vasco o la Comunidad Valenciana.

Iglesias ha subrayado que el 20-D ha puesto fin al bipardismo en España y ha recordado a los que ha denominado “partidos inmovilistas” -PP y PSOE- “cada vez que se vota las fuerzas del cambio crecen…. que la vieja política se acabó”.

En este sentido ha manifestado que va a abrir una ronda de contactos con todos los partidos políticos con el objetivo de trasladar su posición política.

Lo que si ha manifestado sin ningún reparo ha sido su posicionamiento respecto al Partido Popular: “Ni por activa ni por pasiva, Podemos va a permitir que gobierne el PP”.  En las declaraciones posteriores a conocer los resultados electorales, Iglesias condiciona su apoyo al PSOE al derecho a decidir. “Lo que estamos planteando es que, si el PSOE no entiende que España es diversa, no entiende que España es plurinacional y se ‘bunqueriza’ en el pasado diciendo que no se puede dialogar… entonces los señores del PSOE están diciendo que van a entregar el gobierno al PP. Que el partido socialista no cuente con nosotros ni por activa ni por pasiva para entregar el gobierno al Partido Popular”.

Ahora toca esperar y ver cómo el partido morado, que se ha autodeclarado la nueva oposición, espera atento la decisión del PSOE, oposición tradicional y por el momento actual. ¿Querrá pactar el líder de Podemos con el partido al que también ha juzgado como casta? ¿Quiere Iglesias acabar con el bipartidismo, con uno de los partidos que lo conforman? O simplemente el siguiente objetivo de Podemos es desbancar al PSOE de la segunda posición electoral y ser la alternativa al PP. Si para eso son necesarias nuevas elecciones que refuercen aún más los resultados del PP, parece que Iglesias estaría dispuesto: la corriente le empuja.