Ciudadanos, la caída de quien se creía un gigante

40 escaños. Ese ha sido el resultado de Ciudadanos en estas elecciones generales. Albert Rivera salía a ganar y se mostraba convencido de poder gobernar, pero se ha quedado cuarto en el ranking de fuerzas que estarán en el Parlamento. Una caída que se fraguó en la segunda parte de la campaña electoral, cuando las polémicas informaciones que generaron sus representantes y la postura del partido sobre la violencia de género, la posición sobre la guerra en Siria y su insólito belicismo empezaron a bajar los pronósticos para quien, hasta el momento, era el hombre de moda. El remate vino cuando comenzó a especular sobre el voto de sus diputados con respecto a la lista mas apoyada en las urnas, dando por perdida de facto la aspiración ganadora.

Ni siquiera en Cataluña, donde jugaban en casa, tras los espectaculares resultados de las elecciones catalanas (25 escaños), han logrado un resultado mínimamente óptimo. Cinco escaños han conseguido en Cataluña. Cuatro en Barcelona (17 el 27-s) y uno en Tarragona (cuatro el 27-S). El descalabro ha sido monumental.

Albert Rivera compareció ante sus ‘ciudadanos’ entre gritos de “Yo soy español, español, español”. El líder de la formación naranja quería parecer esperanzado, pero no lo logró, se le vio cariacontecido.

“Desde la Transición no se consolidaba un nuevo centro político en España. Hoy le hemos dicho a España y a Europa que a partir de ahora el centro en España se llama Ciudadanos (…) la vieja derecha ha perdido el 35% de los votos y la vieja izquierda uno de cada cuatro”

Ahora, defiende la gobernabilidad y como si se tratase de una nueva fase de la campaña trata de colocar la pelota del futuro atacando al PSOE instándole a ‘retratarse’ en las ‘próximas sesiones’ de investudura cuando su abstención junto a la de Rivera permita iniciar la legislatura.

Ese fue uno de los mensajes de Rivera, que también aseguró que impulsará una nueva ley electoral. Un asunto que Ciudadanos retoma, tras haberlo dejado aparcado mientras las encuestas eran favorables.

Consciente del nuevo periodo que se abre en el Congreso, en el que el PP va a tener que consultar, pactar y negociar absolutamente todo si se inviste a Rajoy presidente, Rivera afirmó que van a proponer “un pacto nacional por la educación para todos los españoles” y un cambio en la reforma laboral. “No tenemos por qué conformarnos con un 21% de paro”, aseguró Rivera con gesto serio.

Albert Rivera tendrá mucho sobre lo que reflexionar. Se esperaba mucho más de los partidos emergentes. Podemos se ha colocado como tercera fuerza en el Congreso con 69 escaños, pero 27 de esos escaños pertenecen a sus coaliciones, que tendrán grupo independiente en el Parlamento, pero los números no mienten y es la formación naranja quien pierde la partida.

Ahora es el momento de la estrategia, el líder de Ciudadanos está dispuesto a abstenerse en la investidura y permitir de esta manera un Gobierno del PP en minoría para no bloquear la legislatura y que no sea necesario repetir las elecciones, pero la abstención de Ciudadanos no bastaría para investir a Mariano Rajoy como presidente y le ha pasado la patata caliente a Sánchez, pidiéndole que haga lo mismo. “La pelota la tiene Pedro Sánchez”, ha dicho.