Ilegibles los datos de la caja negra del avión ruso derribado por Turquía

El Gobierno de Rusia ha reconocido que es “imposible” leer los datos de la caja negra del avión militar que fue derribado por Turquía en la frontera siria y, para conocer algunos detalles de este incidente, a Moscú ya sólo queda el recurso de leer “directamente” el microchip.

El responsable de seguridad aérea del Ministerio de Defensa, Sergei Bainetov, ha explicado que los “daños internos” de la caja negra recuperada hacen “imposible” la lectura de los datos, según informa la agencia de noticias Sputnik.

La averiguación de detalles concretos depende, por tanto, de que “instituciones científicas especializadas” intenten recuperar la información “directamente” del microchip. “Llevará bastante tiempo, pero esperamos lograrlo”, ha apuntado Bainetov.

El Gobierno ruso confiaba en recuperar esta información para apoyar su versión de lo ocurrido, después de acusar a Turquía de derribar el caza sin ningún tipo de justificación. Moscú alega que la aeronave, que participaba en la ofensiva militar en Siria, no violó en ningún momento la soberanía turca, algo que incluso defendió el piloto superviviente.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha descrito el derribo como una “puñalada por la espalda” y ha ordenado represalias económicas contra el país vecino, incluida la suspensión del régimen de exención de visados.