Un vecino de Boiro a prisión por abusar sexualmente de tres menores

Un vecino de Boiro (A Coruña) acusado de abusar sexualmente de dos niñas de ocho años de edad y de otra de 14 ha aceptado una pena de cuatro años y medio de prisión y una multa de 7.000 euros. Los hechos ocurrieron entre 2000 y 2007.

El hombre ha llegado a un acuerdo de conformidad con las partes en la Sección Sexta de la Audiencia Provincial de A Coruña, por el que se le condena a un año y medio de prisión por cada uno de los tres delitos continuados de abusos sexuales que se le imputan.

Aunque el fiscal había pedido una pena de 14 años de cárcel, finalmente el acusado no tendrá que ingresar en prisión, al reducirse la condena de 4 años y medio al cumplimiento de 90 días de trabajos en beneficio de la comunidad y a la obligación de no volver a cometer ningún delito durante un tiempo de dos años.

Tampoco podrá acercase a las víctimas durante un periodo de seis años y medio, y tendrá que someterse a un programa de reeducación en el ámbito sexual. De incumplir alguno de estos supuestos, el hombre tendrá que ingresar en prisión para el cumplimiento de la pena.

Para la reducción de la pena la Audiencia Provincial tiene en cuenta los atenuantes de dilación indebida del proceso y que el acusado tiene “capacidades cognitivas limitadas” al padecer “retraso mental leve”.

Con todo, según ha explicado el presidente de la Sección Sexta de la Audiencia Provincial, Ángel Pantín, la conformidad implica que se consideran como ciertos los hechos de los que se le acusan. Así, el fallo señala que el hombre realizó los delitos con “conciencia de que menoscababa la libertad sexual de las menores”.

“El acusado tenía como costumbre vigilar a menores a la salida del colegio para intentar abusar sexualmente de ellas”, asegura el texto antes de indicar que “tocó en varias ocasiones por todo el cuerpo” a la salida de la escuela a la primera de las menores, de ocho años, que denunció los hechos cuando era mayor de edad.

Por su parte, la segunda de las menores, “cuando contaba con ocho años de edad fue llevada a un casucho y tirada en la paja, en donde el acusado le tocó”. La niña “consiguió escapar”, según recoge el fallo judicial. La afectada denunció los hechos cuando aún era menor de edad.

Además, según consta en la resolución judicial, el acusado “se aprovechó” de la tercera de las víctimas, que padecía una minusvalía psíquica del 40%, para “ofrecerle dinero y regalos” para que “ella aceptara sus pretensiones”. Los hechos, considera la sala, afectaron al desarrollo de la víctima, que actualmente se encuentra ingresada en un centro.

Por todo ello, la Audiencia Provincial obliga al condenado a indemnizar con 2.000 euros a las dos primeras víctimas, y con 3.000 a la joven que padece una minusvalía psíquica. Con todo, el hombre fue declarado insolvente al carecer de bienes y capacidad económica para sufragar estas cantidades.

| Sucesos |