Una mujer de 91 años muere practicando un juego sexual con su vecino

Una mujer de 91 años ha muerto en Oporto (Portugal) en la cama de su domicilio junto a un vibrador y semidesnuda. Según la autopsiam la mujer murió por asfixia durante un juego sexual con su vecino de 49 años. En la cama había restos de semen del hombre, que estaba casado y  era padre de dos niños.

El vecino ha sido detenido después de los análisis de ADN. La vecina que encontró el cadáver, contó a The Mirror: “la encontré con dos pequeñas contusiones en la cara y restos de sangre en las sábanas, también tenía la foto de su difunto marido sobre el pecho”.

Todas las pruebas indican, que se trata de un trágico accidente.

Fotografía de Telemundo