¿Pucherazo para aprobar las cuentas del Colegio de Enfermería de Madrid?

Sin debate, sin posibilidad de contrastar la información, a mano alzada, sin escuchar a quienes denunciaban la asamblea porque se saltaba los más elementales principios democráticos y sin la presencia de los medios de comunicación, la Junta de Gobierno del Colegio de Enfermería de Madrid (Codem) ha sacado adelante los presupuestos para 2016, que rondan los nueve millones de euros. Aunque la última palabra la tendrán los tribunales, ya que ha sido denunciada ante la Fiscalía.

Solo pudieron acceder al salón de actos aquellos que estaban acreditados, es decir, los enfermer@s colegiados de Madrid y, por su puesto, nada de utilizar los móviles u otros aparatos electrónicos que pudieran “inmortalizar la caciquada”, tal y como ha podido contrastar Irispress.com con personas que han asistido a la misma.

 

La Asamblea despacha los presupuestos para 2016 sin debatir ni contrastar los números

Sin mayores preámbulos, la Asamblea ha comenzado a desarrollar su orden del día donde se incluía en el tercer punto la aprobación de los números de la institución para el año que viene, el asunto ‘más caliente’ de la cita colegial, pero “despachado” con una rapidez inusitada.

Apenas se dio lectura a los mismos, sin abrir turno de debate y desatendiendo las manos alzadas que solicitaban el uso de la palabra, la Mesa indicó que comenzaba la votación y con ella las protestas por lo que entendían algunos asistentes como “un pucherazo”.

“Hemos protestado por las anomalías que se estaban produciendo, pero la Mesa nos ha ignorado y ha seguido adelante” y ha continuado con el guión preestablecido, narra indignado uno de los asistentes.

Ni siquiera la pequeña trampa ideada por los ‘rebeldes’ alteró el pulso de la directiva. “Los que nos manifestábamos en desacuerdo con lo que estaba sucediendo hemos votado primero SÍ, a continuación que NO”, y para rematar, levantaron también la mano ostensiblemente cuando se solicitaba a los asistentes cuántos se abstenían.

“Lo mejor de todo”, es que tras el recuento donde se había alterado de manera notoria el número de votos y el de asistentes, “la mesa ha dado por válida la votación y, encima, decían que les cuadraban los números”.

 

Más de la mitad de los asistentes abandonan la Asamblea tras la aprobación de los presupuestos del Codem

Tras la votación, el abarrotado salón de actos se ha vaciado y de manera mecánica “el 50% de los presentes, convocados por no se quién, se han marchado sin presentar el mayor interés por el resto de la Asamblea” y sin mostrar la más mínima preocupación porque “las votaciones han sido ilegales”.

Aunque otros asistentes los identifican como miembros liberados del sindicato Satse -al que también pertenecen Bejarano y otros directivos del Codem- que han acudido “obedientes al llamado con el objetivo sacar adelante los presupuestos”.

Según enfermeros asistentes los 166 liberados del Satse abandonaron la Asamblea al minuto de ejercer el voto, al unisono y en fila.

En apenas hora y media, Pedro Bejarano y su Junta Directiva han conseguido el plácet de la Asamblea para disponer de unos fondos que, por ejemplo, destinará cerca de 800 mil euros para pagar el salario o más de medio millón para publicar la revista.

Eso, si no prospera el escrito ya en poder de la Fiscalía presentado por la Asociación Madrileña de Enfermería el día 9 de diciembre a las 10 de la mañana solicitando que se anule la Asamblea y con ello los acuerdos adoptados.