Aguirre cuestiona que el franquismo fue «un régimen impuesto a los españoles»

La presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, se suma a los dirigentes políticos con ‘amnesia’ sobre la dictadura de Franco y cuestiona en un artículo publicado en el Confidencial.com que el franquismo fue «un régimen impuesto a todos los españoles» por la fuerza.

«Los socialistas pretenden explicar la Guerra Civil como una guerra entre buenos y malos. En la que los buenos fueron muy buenos y los malos fueron muy malos», subraya Aguirre, quien arremete contra la ley de Memoría Histórica y aquellos alcaldes que quieren, en cumplimiento de la norma, eliminar del callejero aquellas calles cuyo nombre tenga reminiscencias franquistas.

«Esta explicación de la Guerra Civil implica dos consecuencias: que la II República fue un régimen idílico, y que el franquismo fue impuesto por la fuerza a todos los españoles», no duda en afirmar la ex presidenta de Madrid.

 

Aguirre arremete contra el equipo de Carmena

Aguirre, acusa a los rectores del consitorio madrileño de acudir a «maniobras de sacar a pasear el fantasma del franquismo. Y, por cierto, cuando la propuesta de cambiar nombres cae ya en la ridiculez es cuando pretende montar una Inquisición que los vaya revisando uno a uno para dictaminar si el titular de la calle fue más o menos antifranquista o más o menos demócrata».

«Así -concluye- llegaríamos a quitarle la calle a Velázquez, por haber sido un entusiasta esbirro de un monarca absoluto, o a Serrano, por haber sido amante de la reina, o a Viriato, por haber sido un obstáculo para la llegada a Hispania de los ilustrados romanos. O a Ortega y Gasset, o a Marañón, o a Pérez de Ayala o a Ramón Gómez de la Serna por haber mostrado alguna vez su apoyo a Franco». Por no hablar de los reyes, soldados (¡pobre Cascorro!), santos, iglesias o presidentes de clubes de fútbol.