Obama y Erdogan apuestan por “reducir las tensiones” tras el ataque de Turquía a un caza ruso

Los presidentes de Estados Unidos y Turquía, Barack Obama y Recep Tayyip Erdogan, respectivamente, se han mostrado de acuerdo en la necesidad de “reducir las tensiones” tras el derribo de un avión militar ruso por parte del Ejército turco.

La Casa Blanca ha desvelado en un comunicado que Obama ha defendido durante su conversación telefónica con Erdogan “el derecho de Turquía de defender su soberanía”, según ha informado el diario estadounidense ‘The Hill’.

“Los líderes han acordado la importancia de rebajar la tensión y respetar los acuerdos para garantizar que este tipo de incidentes no vuelven a ocurrir”, ha agregado la Casa Blanca en su comunicado.

El Ministerio de Defensa de Rusia ha publicado los datos de vuelo del avión militar ruso, información que muestra que el SU-24 no salió nunca del espacio aéreo sirio, según ha informado la agencia rusa de noticias Sputnik.

Fuentes oficiales estadounidenses han subrayado en declaraciones a la agencia británica de noticias Reuters que Washington cree que el derribo del avión tuvo lugar en espacio aéreo sirio tras una breve incursión en el espacio turco.

Tras el incidente, Turquía ha afirmado que el avión militar irrumpió durante 17 segundos en su espacio aéreo, y Erdogan ha defendido “el derecho a proteger sus fronteras”.

“A pesar de haber sido advertido hasta en 10 ocasiones en cinco minutos tras acercarse a nuestra frontera, se ha insistido en continuar la infracción. Este avión ha sido derribado en una intervención de nuestros F-16″, ha explicado Erdogan, añadiendo que las acciones han ido totalmente en línea con las normas para entablar un combate.

Por su parte, su homólogo ruso, Vladimir Putin, ha advertido de que el derribo es una “puñalada por la espalda” efectuada por “cómplices” de los terroristas y ha recalcado de que habrá “graves consecuencias” para las relaciones entre Rusia y Turquía.

En una comparecencia junto al rey de Jordania, Abdalá II, Putin ha defendido que es “obvio” que el caza Su-24 derribado por Turquía no representaba ninguna amenaza. “Cayó a cuatro kilómetros de la frontera, dentro del espacio aéreo sirio”, ha justificado.

Rusia ha anunciado que dos pilotos rusos han muerto a raíz del ataque de Turquía. Uno de los fallecidos es uno de los dos pilotos que iban a bordo del SU-24, y el otro es un piloto de un helicóptero enviado a la provincia siria de Latakia (norte), para intentar rescatar al segundo piloto del SU-24.

El Estado Mayor de la Defensa ha explicado que uno de los helicópteros ha sido atacado con disparos desde tierra, lo que le ha obligado a realizar un aterrizaje de emergencia que le ha costado la vida.

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, ha pedido que se aclaren los hechos del derribo del avión militar ruso a través de una investigación “creíble” y ha instado a tomar medidas para evitar que este tipo de incidentes se vuelvan a producir.