Al día, la actualidad en 140 segundos

Al día, la actualidad en 140 segundos

Argentina afronta una nueva etapa de su historia. Tras 12 años de kirchnerismo,  primero con el difunto Néstor y después con su esposa Cristina, el país experimenta un giro hacia el centro derecha con la victoria en las elecciones generales  de Mauricio Macri, de Cambiemos, sobre el peronista Daniel Scioli.

Es una victoria esperada tras los resultados de la primera vuelta, fue ahí donde de verdad se produjo el cambio, pese a que la victoria de Macri en octubre fue ligera, forzó la segunda vuelta, algo que en principio no figuraba en los guiones.  La cuestión ahora, por eso mismo,  era saber cuál iba a ser la diferencia de votos entre ambos candidatos, con cuánta fuerza iba a llegar el cambio a Argentina y al final la cosa ha estado muy ajustada, como en la primera vuelta. Macri ha ganado por alrededor de 700.000 votos. Son más bien pocos, Argentina es un país que cuenta con 32.000.000 millones de habitantes.

Tras su victoria Macri ha hecho un discurso tirando a populista, de poco contenido político y mucha épica, una llamada a la unión de todos los argentinos  en un momento económicamente complicado para Argentina y por supuesto, Dios mediante, el catolicismo es algo que ambos candidatos comparten. Una vez conocido que Macri gana, pero el peronismo de Scioli sigue vivo, se abre una incógnita ¿Qué va a pasar en Argentina?, y sobre todo, ¿Qué va a pasar con sus relaciones internacionales, especialmente dentro de América Latina?

Tradicionalmente Argentina, ha sido un aliado venezolano pero este giro a la derecha supone un cambio en la gestión de las relaciones con el resto del continente. Macri ha sido definido como liberal, aunque él prefiere «desarrollista»  pero parece que las reformas se irán introduciendo poco a poco para no desestabilizar económicamente más al país y por el momento las medidas proteccionistas se mantendrán,  para ir poco a poco dando paso a otro tipo de modelo económico, algo que pese a que se haga de manera escalonada seguramente se dejará notar en las bolsas de toda América del Sur.