De la pantalla a la realidad

Hay muchos tugurios donde se han rodado películas pero no todos se siguen manteniendo como lo que fueron. A muchos les ha servido para impulsar el ocio y el turismo y a día de hoy continúan recibiendo visitas de gente que quiere cenar, por ejemplo, en la misma mesa donde lo hicieron Uma Thurman y John Travolta en Pulp Fiction, antes de comenzar a bailar.

El restaurante Jack Rabbit Slims, ambientado en los años 50, con su Marylin Monroe o su James Dean, es un garito que como tal no existe pero si existen dos restaurantes con este mismo nombre a los que acuden clientes pare revivir la escena de 1994 cuando los dos grandes actores nos dedican un twist

Uno de ellos está en el Reino Unido, muy conseguido, con música en directo y con la misma decoración. También existe otro en Australia, una sala de conciertos con comida típica americana: hamburguesas, sanwiches, batidos… para ponerte hasta arriba y después quemarlo marcándote la conocida coreografía. También en España tienes restaurantes muy similares como Tommy Mels o Peggy Sue’s

John´s Pizzeria, en el 278 de Bleecker Street, en  Nueva York, es uno de los restaurantes favoritos de Woody Allen, tanto es así que le rindió homenaje en la película Manhattan.

Cenar o comer en los sitios más glamurosos por donde han pasado las protagonistas de sexo en Nueva York, el restaurante donde se rodó Seven o la librería donde se enamoraron Julia Roberts y Hugh Grant.

Uno de los locales más famosos del cine y la televisión es el Quality Café donde se han rodado películas como Seven, Million Dollar Baby, Mr. And Mrs Smith o Atrápame si puedes. También los protagonistas de CSI han precintado cientos de cadáveres después de tomarse un café.

Aunque no te vistas de Prada siéntete como Carrie y sus amigas de Sexo en Nueva York, dándote un atracón de pescado crudo en Blue Water Grill, uno de los locales más famosos para saborear el mejor sushi.

Y si vas a Londres llévate el mejor recuerdo de la ciudad comprando un libro en Travel Books, en Notting Hill, y quizá te ocurra como a los protagonistas de la película y encuentres el amor de tu vida.

Siguiente parada en Madrid, que no todo es Hollywood. En el restaurante Pepe Botella, en el corazón de Malasaña, se grabaron las paranoias de Eduardo Noriega en Abre los ojos.

Todos nos emocianamos cuando cantan la Marsellesa, como en el Rick’s Café, pero no se dejen engañar por las apariencias: este Café nunca existió en Casablanca. Así que si algún listillo le quiere llevar a este local, ojo al dato, que todas las escenas se rodaron en Hollywood. Pero la demanda del turista consiguió que finalmente crearan una cafetería Rick’s American Café en Casablanca.

La próxima semana nos sumamos a la campaña para recuperar el ocio en Paris: visitar la Torre Effiel, cenar en uno de sus mejores bistros o visitar el Barrio de Montmartre.