Al día, la actualidad en 140 segundos

Al día, la actualidad en 140 segundos

Podemos está en crisis, se mire como se mire. Desde hace algunas semanas compagina las informaciones de fichajes estrella, con las dimisiones en masa o las renuncias. Los problemas de la formación que dirige Pablo Iglesias tienen su origen en la propia estructura del partido, y principalmente en el sistema de primarias.

Lo habitual, a la hora de plantear unas primarias es hacerlo zona a zona, pero en Podemos se hace de manera nacional, con lo cual, los líderes más votados son después distribuídos por los distintos territorios. Además, los más votados entre los más votados eligen a qué circunscripción quieren ir, algo así como unas oposiciones extrañas. El caso es que este sistema resta mucho del protagonismo prometido a los círculos y genera bastante malestar entre estos, ya que de repente se ven representados por alguien que quizá no conoce los desafíos ni las necesidades de una zona concreta.

Además, la incorporación de los fichajes estrella tampoco está gustando demasiado entre los inscritos en Podemos, al final la supuesta nueva manera de hacer política, más democrática y horizontal se ha convertido en el dedazo de toda la vida.

No es de extrañar entonces que se firmen manifiestos, por ejemplo en Andalucía, donde el candidato inicialmente designado, Antonio Manuel Rodríguez ha sido desplazado como número 1 por la sevillana Marta Domínguez por  la provincia de Córdoba. Rodríguez ha renunciado a ir como número dos y este manifiesto lo ha firmado incluso Teresa Rodríguez. Hace no mucho todo el bloque de Podemos Euskadi también se marchaba y en estos días, los catedráticos Pérez Royo y Gómez Benítez decidían no concurrir finalmente en las listas de Podemos pese a haber aceptado hace poquísimo, aduciendo motivos personales, y bueno ya sabemos que las circunstancias en la vida de uno pueden cambiar de un momento para otro, pero llamativo es. También los líderes jornaleros Sánchez Gordillo y Cañamero han rehusado participar en estas listas.

No es el único escollo al que Iglesias le hace frente estos días, su decisión de no sumarse al pacto antiyihadista le está costando muchas críticas y desde luego, corren los ríos de tinta.