Al día, la actualidad en 140 segundos

Al día, la actualidad en 140 segundos

París ha sido sacudida por el terror y ahora toca rehacerse, toca recuperar la vida y que el ciudadano de a pie, el que ha perdido un padre, un hermano o un amigo, entienda por qué ha sucedido esto, por qué su pacífica y acomodada existencia se ha visto atacada de esta manera.

Y es que los atentados de París son fruto de una estrategia occidental que ya ha resultado un fracaso en otras ocasiones, una estrategia que no ha funcionado en Libia, ni en Iraq, ni en Afganistán, ni en Siria. Francia, EE.UU, Alemania…Europa en general ha permitido, y en cierta manera alentado el nacimiento y desarrollo de grupos como el Estado Islámico en defensa de los propios intereses. Interesaba acabar con Al Assad y el Estado Islámico parecía que iba a hacer el trabajo sucio, luego ya las potencias se encargarían de los terroristas y de reconducir el rumbo de un país completamente devastado y masacrado, cuya población huye hacia una Europa con dificultades para asimilar el flujo de personas, y que ahora encuentra la excusa perfecta para pasar a una política de contención. Se ha alimentado el monstruo y ahora el monstruo se ha vuelto insaciable e inabarcable.

La población siria había pagado el pato hasta ahora, que también le ha tocado a los parisinos abonar el importe los platos rotos de unas estrategias en las que no toman parte. El problema es que no se paga en dinero, se paga en vidas inocentes, allí y aquí.No vale decir que los ciudadanos eligen cuando votan, porque los intereses ocultos de occidente en los países orientales no figuran en los programas electorales.

Francia bombardea Raqqa, la capital militar del Estado Islámico demostrando que tiene capacidad para ello, podría entonces, haberlo hecho antes, pero interesaba más pasar de puntillas por el conflicto. Ahora Francia está en guerra.

Las repercusiones de los atentados de París han llegado a toda Europa. Para España el terrorismo es un viejo conocido, y por esa experiencia podemos decir que los pactos antiterroristas han funcionado. Rajoy ha convocado el pacto antiterrorista que en su día propuso Pedro Sánchez, algo que fue muy criticado, pero dado el historial y las conclusiones de la aplicación de pactos de similar índole parece inteligente recurrir a ello ahora. Ciudadanos ha tenido la agilidad suficiente para subirse en ese carro.