Mata a su mujer con una escopeta en Sevilla

Un matrimonio ha sido localizado fallecido en la madrugada de este jueves por disparos en su domicilio de la calle Virgen de la Paz de la localidad sevillana de Sanlúcar la Mayor, han informado a  fuentes del servicio unificado de emergencias 112 Andalucía.

El 112 recibió sobre las 2,30 horas una llamada de una persona gritando asegurando que había recibido un disparo, mientras que la Policía Local también fue avisada por vía telefónica por vecinos de la  zona alertando del suceso.

Al lugar de los hechos se trasladaron agentes de la Guardia Civil y la Policía Local y efectivos del servicio de emergencias 061, que a su llegada encontraron en el domicilio a un varón fallecido y a una mujer aún con vida pero que murió poco después al no tener éxito las maniobras de reanimación.

Vecinos afirman que el autor renovó la licencia de armas pese a estar en tratamiento psiquiátrico

Vecinos y amigos de la mujer asesinada con arma de fuego presuntamente a manos de su marido en Sanlúcar La Mayor (Sevilla) afirman que él, que se habría suicidado después del crimen, renovó su licencia de armas pese a estar en tratamiento psiquiátrico por una “larga enfermedad”.

El matrimonio fue hallado muerto esta madrugada por efectivos de la Guardia Civil en el domicilio que compartían. Según fuentes de la investigación, él, de 46 años de edad, habría asesinado a su mujer, de 45 años con una escopeta de caza que, posteriormente, ha empleado para acabar con su propia vida.

En declaraciones a Europa Press Televisión, Clarise, una vecina que se identifica como amiga íntima de la víctima, ha asegurado que el marido de ésta “llevaba mucho tiempo en tratamiento psiquiátrico” debido a “una larga enfermedad” y se ha preguntado “cómo le habían renovado el permiso de armas”.

Lo mismo plantea Manuel, un primo del presunto homicida, que incide en que él estaba en tratamiento y cuestiona por qué seguía pudiendo manejar una escopeta de caza.

Clarise, por su parte, afirma que no tenía constancia de que existieran malos tratos y dice que “nunca” contempló episodios de violencia de género, pero apunta que precisamente este miércoles había sido “la primera vez” que la fallecida podía quedar a solas con una amiga y que lo había hecho tras decirle al presunto homicida “que necesitaba un poco de espacio”.

“Él no quería que ella saliera porque no quería estar mucho tiempo solo”, ha apuntado otra vecina, de nombre Rocío, que pese a reconocer de este modo que él controlaba las salidas de la mujer, insiste en que nunca vio ningún maltrato. “Nunca he escuchado que se pegaran o insultaran”, insiste.

Tanto vecinos como amigos están consternados por lo ocurrido. “Estamos en shock todavía, no acabo de encajarlo y no me lo puedo creer”, se lamentaba la amiga de la víctima, para recordar que el hijo del matrimonio lo ha presenciado todo. “La voy a echar mucho de menos”, ha sentenciado.