Al día, la actualidad en 140 segundos

Al día, la actualidad en 140 segundos

La crónica de la sesión de investidura en el Parlament, la podríamos haber escrito hace días, sin esperar a que se celebrara el pleno. Teníamos el guión desde hacía tiempo y los políticos catalanes no se han saltado ni una sola coma.

La CUP directamente ha propuesto como candidato a Raül Romeva, la sombra de la corrupción es alargada y se ha tragado enterito y sin masticar a Artur Mas. Pese al “éxito” de la resolución independentista del Parlament, los aliados quieren llevar a término el proceso de la independencia pero sin contar con Artur Mas que se cree vital para que el proceso no se encalle. Pero es una opinión que no comparten en la CUP y Junts pel Sí, bueno, pues arropa su candidato, que no es el número uno de su lista, pero tampoco es que hayan hecho un alarde de  apoyo a un Artur Mas a quien se veía muy solo en la tribuna, durante su discurso y durante las réplicas a todos los que han ido esgrimiendo las razones por las que no habría que investirle presidente. Para los partidos no independentistas, la votación de la resolución ha sido un arma arrojadiza más, pero para los partidos independentistas, en concreto la CUP, Mas representa una gestión corrupta, descuidada y pasada que no piensa apoyar bajo ningún concepto, cabe recordar que CDC es un partido de corte derechista, muy alejado del ideario de la CUP salvo en lo referido a la materia independentista.

Todo esto ya lo sabíamos, la CUP ya avisó incluso antes de las elecciones del 27-S y desde entonces Mas ha tratado de acercarse a la formación de izquierdas para lograr su tercera investidura como presidente de la Generalitat, pero parece que en esta ocasión no va a tener ningún éxito. Ahora, al no haber sido elegido con mayoría absoluta le valdría con la simple dentro de dos días, si tampoco, se abre el plazo para que se presente un nuevo candidato que habría de ser votado el próximo 10 de enero. Si el 10 de enero no se hubiera logrado investir a un presidente habría que convocar nuevas elecciones y ¿cómo sería eso, una vez aprobada la resolución independentista? Pues apostamos a que aburrido, al menos, no. Aunque bien mirado, pensemos, se ha aprobado la resolución de inicio del “proceso de desconexión”, y por lo menos nosotros, no hemos notado nada diferente esta mañana al levantarnos. Eso sí, el Consejo de Estado ha dado vía libre al Gobierno para presentar un recurso de inconstitucionalidad ante el Tribunal Constitucional para impugnar el resultado de la votación del documento presentado por Junts Pel Sí y la CUP.