Al día, la actualidad en 140 segundos

Al día, la actualidad en 140 segundos

Pedro Sánchez ha aparecido en la televisión pública, en una entrevista en la que ha metido la pata. Ante Ana Blanco, Sánchez atribuía la Ley del Divorcio a Felipe González cuando esta fue aprobada en tiempos de UCD y Adolfo Suárez. Es la anécdota, un lapsus al que se le puede dar mayor o menor importancia, pero ha servido a los detractores de Sánchez, incluso dentro del partido, para lanzarse, una vez más, a su cuello.

Y es que el PSOE afronta su enésima crisis desde que Pedro Sánchez fue elegido Secretario General. Dentro del socialismo continúan existiendo facciones nada conformes con su nombramiento y con su gestión. En el PSOE no siempre reman juntos y se nota, se nota en las relaciones con Andalucía, se nota en las declaraciones de algunos como Ximo Puig y se está notando en las encuestas. Ciudadanos les ha comido la tostada del centro y Podemos, la de la izquierda. El paso del bipartidismo a un tetrapartidismo está acabando con el histórico partido. Y quizá uno de sus problemas sea ese, demasiada historia, demasiado PSOE y demasiados lastres como para competir con Ciudadanos. Un partido blanco, sin pasado, con la desventaja de la inexperiencia pero con la virtud de no haber visto su nombre manchado por ningún gran escándalo. Su líder representa todo lo que Sánchez quiere representar, pero no lleva una mochila llena de piedras ni cuenta con el zancadilleo sistemático de los miembros de su partido, que está impregnado de su esencia en todos y cada uno de sus estamentos.

Sánchez se muestra partidario de una reforma constitucional que siga favoreciendo al bipartidismo y ante la amenaza de Ciudadanos, su estrategia es compararlo con el PP y situarlo a la derecha. Parece que el único nexo de unión que tiene Sánchez con el partido de Rivera es el pacto contra el desafío soberanista, en el que les acompaña el PP y Mariano Rajoy, un desafío que va a seguir su curso tal como ha decidido la Junta de Portavoces del Parlament, que tramitará el texto tras no tener en cuenta los recursos presentados por el PSC y Ciudadanos.