Al día, la actualidad en 140 segundos

Al día, la actualidad en 140 segundos

El siniestro del avión ruso en Egipto se ha convertido en todo un mar de incógnitas. Lo único que se sabe es que 224 personas han perdido la vida y que el avión se desintegró en el aire.Desde la compañía apuntan a una acción externa, lógicamente a ellos es la hipótesis que más les conviene. El Kremlin no descarta nada.

Pocas horas después del accidente, la filial del Estado Islámico en Egipto, Wilayat Sina reivindicó la explosión de la nave como un atentado suyo y difundió unas imágenes en las que se ve el avión explotando en el aire, pero en realidad, no se aprecia proyectil alguno impactando contra él, y tampoco se ha podido verificar su autenticidad, ni confirmarse la autoría del siniestro, por lo que sigue sin saberse qué ocurrió realmente. Desde la compañía aseguran que no había incidencias relacionadas con este avión, y han desmentido que el piloto hiciera alguna llamada de emergencia, y que el copiloto avisara un día antes de problemas con la nave.  Un avión puede estallar por muchas causas en el aire y la del atentado solo es una más. Mientras que para a compañía es la opción que más conviene, no lo es así para el Gobierno ruso, que hasta ahora ha paseado triunfalmente su participación en el conflicto sirio.

Y del conflicto sirio, al conflicto catalán. Continúa la ronda de contactos de Rajoy, en esta ocasión le ha tocado el turno al líder de Izquierda Unida, Alberto Garzón, que ha visitado La Moncloa del mismo modo que ya lo habían hecho Pedro Sánchez, Albert Rivera y Pablo Iglesias. De momento ni Iglesias ni Garzón se suman al pacto de Rajoy.  Dice Garzón que no va a formar parte de este teatro. Rajoy, también está buscando la colaboración de los líderes autonómicos y se está pegando un buen maratón porque también se ha reunido con Cristna Cifuentes, Miguel Ángel Revilla y Ximo Puig, y mientras, en el Parlament la presidenta Carme Forcadell ha convocado a la mesa y a la Junta de Portavoces para determinar si acepta a trámite o no los recursos de PSC y Ciudadanos o si comienza a tramitarse el texto independentista sin esperar a que el PP forme grupo y ha sido invitado a la junta, en calidad de eso mismo, de invitado.

Y si en el PSOE se invitan a algo, los unos a los otros, es a la reflexión. Las encuestas llevadas a cabo por las consultoras, previo encargo de los medios de comunicación, están revelando una fuga de votos hacia Ciudadanos que está empezando a inquietar a los de Pedro Sánchez.  Que comience la batalla por el centro.