Al día, la actualidad en 140 segundos

Al día, la actualidad en 140 segundos

China ha puesto fin a cuatro décadas de política del hijo único, a partir de ahora los chinos podrán tener dos hijos según ha determinado el Gobierno tras varios días de reunión Pekín  en los que han acordado el decimotercer plan quinquenal.

La política del hijo único en China se inició en 1976, aunque se implantó de manera definitiva en el 80,  para controlar la desbordada natalidad del país, que ya empezaba a estar superpoblado. 40 años de hijo único han terminado por causar un problema demográfico, el del envejecimiento de la población. En el año 2014 la población china por debajo de 60 años cayó por tercer año consecutivo hasta caer a los 917 millones de personas. En China siempre ha prevalecido el nacimiento del varón, así por cada 116 niños nacieron 100 niñas el año pasado, cuando la proporción natural es de 104 varones por cada 100 hembras. Esto ha generado otro problema a lo largo de las cuatro décadas en las que ha estado vigente la política del hijo único y es que hay un excedente, por decirlo de alguna manera y sin querer ofender, de 34 millones de hombres. En algunas ocasiones la política del hijo único ha obligado a las parejas a cometer actos brutales, y a la práctica de abortos forzosos en las peores condiciones. Durante años, millones de niñas han sido abandonadas a su suerte en orfanatos chinos sin las mínimas condiciones para una vida digna. Durante 40 años distintas asociaciones han protestado y se han manifestado en contra de esta práctica y en favor de los derechos reproductivos y de las mujeres.

Y hablando de derechos humanos,  el parlamento europeo le ha concedido el premio Sájarov a Raif Badawi, un bloguero saudí condenado a 10 años de prisión y 10.000 latigazos por hacer una crítica del islam más extremista  a través de su página web Free Saudi Liberals. Badawi competía con la oposición venezolana y con el ex viceprimer ministro ruso, Boris Nemtsov, asesinado el pasado mes de febrero en Moscú. Martin Schultz ha sido el encargado de comunicar el fallo del jurado en la sede del parlamento, en Estrasburgo. La candidatura de Badawi había sido apoyada por los verdes, los socialistas y demócratas y los conservadores reformistas. Schultz ha pedido que se libere a Badawi para que pueda regresar con su mujer cuanto antes. Además del reconocimiento, el premio está dotado con 50.000 euros.