Más allá de la cara de sorpresa que se le habrá quedado al ver las imágenes, los gatos poseen una habilidad especial para caer siempre de pie y una elasticidad muscular que les permite sobrevivir sin mayores consecuencias a caídas que para algunos son imposibles.

Pero no es momento de perderse por los vericuetos científicos, que seguro que lo que le apetece es volver a ver las imágenes de la caída y de cómo sale corriendo el gatito como si nada.