Al día, la actualidad en 140 segundos

Al día, la actualidad en 140 segundos

Junts pel Sí y la CUP han presentado en el Parlament un documento con el que dan inicio al proceso de la independencia de Cataluña. Ante este hecho el Gobierno ha reaccionado con una declaración institucional del presidente, a la que se ha convocado a la prensa con muy poco tiempo dándole un aire de solemnidad máxima, y en la que Mariano Rajoy ha mandado un claro mensaje. Nadie se va a saltar la ley.

Mariano Rajoy ha tildado el registro de este documento de provocación y ha garantizado al conjunto que este texto de declaración de independencia, en el que se especifica que se desobedecerá cualquier medida judicial que intente parar el proceso, no conseguirá su objetivo. Asegura que activará todos los mecanismos pertinentes para que nadie vulnere las leyes que rigen la soberanía y la unidad de España. Ha incidido en que todos estamos sujetos al cumplimiento de las leyes y de las sentencias de los Tribunales. Ha prometido que mientras él sea presidente todos los españoles serán libres e iguales y la justicia reinará sobre la sinrazón.

Y casualidad o no, coincidiendo con esta presentación en el Parlament se han producido nuevos registros en el entorno de los Pujol, la actividad de Anticorrupción se está intensificando en Cataluña. El Cuerpo Nacional de Policía ha registrado el domicilio del ex presidente de la Generalitat y el de tres de sus siete hijos. Ni Jordi Pujol ni su mujer, Marta Ferrusola están siendo investigados en esta causa, que se centra principalmente en sus hijos Jordi, Josep y Pere Pujol Ferrusola. Si los agentes han entrado en casa del matrimonio Pujol Ferrusola, es porque su hijo Jordi está pasando una temporada con ellos. También han sido registrados los domicilios de los empresarios Carles Villarrubí y Carles Sumarroca quien está imputado por el pago ilegal de comisiones a Jordi Pujol Ferrusola. Es en este contexto en el que se han llevado a cabo los registros, que vuelven a poner el apellido Pujol en el ojo de la corrupción en un momento delicado para Cataluña y para CDC.