El médico tutelará la prescripción de enfermería

El Consejo de Ministros ha aprobado, tal y como se comprometió el ministro Alonso, el Real Decreto por el que se aprueba la prescripción de enfermería, pero con cambios sobre el texto que se aprobó en el Consejo Interterritorial de Salud de la pasada primavera. El decreto ya ha provocado el rechazo del colectivo de Enfermería.

El Consejo General de Enfermería ha expresado en su cuenta de Twitter nada más publicarse la referencia del Consejo de Ministros  que “la enfermería rechaza el RD de aprobado por modificado con nocturnidad y alevosía”.

Un rechazo que tiene que ver con los cambios introducidos por el Gobierno y que refieren la modificación de sustanciales aspectos. Alonso ha querido aclarar que “la prescripción de fármacos corresponde siempre al médico” y  señala que en el texto, pactado tanto con representantes de la enfermería, como de la medicina, se han introducido las garantías “para que esto sea así”.

En la referencia del Consejo de Ministros se establece que la prescripción de enfermería:

  • “La facultad para, de forma autónoma, indicar, usar y autorizar la dispensación de medicamentos no sujetos a prescripción médica y productos sanitarios, mediante una orden de dispensación.
  • La facultad de indicar, usar y autorizar determinados medicamentos sujetos a prescripción médica una vez que se regule la aplicación de protocolos y guías de práctica clínica y asistencial, de elaboración conjunta, acordados con las organizaciones colegiales de médicos y enfermeros y validados por la Agencia de Calidad del Sistema Nacional de Salud. Esta facultad será objeto de seguimiento por parte del profesional sanitario que haya determinado el protocolo o guía clínica de indicación, a los efectos de su adecuación al mismo, así como de la seguridad del proceso y de la efectividad del tratamiento”.

Un texto que varía del aprobado en marzo y que decía:

“Los enfermeros en el ejercicio de su actividad profesional podrán indicar, usar y autorizar la dispensación de medicamentos no sujetos a prescripción médica y de productos sanitarios mediante una orden de dispensación que tendrá las características establecidas en el artículo 5 del presente RD y en el marco de la Directiva 2103/55/UE del Parlamento Europeo y el Consejo de 20 de Noviembre de 2013 por el que se modifica la Directiva 2005/36/CE relativa al reconocimiento de cualificaciones profesionales.

Los enfermeros, en el ejercicio de su actividad profesional, conforme a lo previsto en el artículo 77.1 de la Ley 20/2006, de 26 de Julio, de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios, en relación con el artículo 7 de la Ley 44/2003, de 21 de noviembre, de ordenación de profesiones sanitarias, podrán indicar, usar y autorizar la dispensación de medicamentos sujetos a prescripción médica, mediante la correspondiente orden de dispensación”.

En cuanto a la elaboración y validación de los protocolos, el órgano encargado será la Comisión Permanente de Farmacia del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, que decidirá, entre otras cosas, el listado de medicamentos que se puedan incluir en estos protocolos.

 

La formación obligatoria divide al colectivo de Enfermería

Unas modificaciones que han incendiado al colectivo de  Enfermería que considera que la “prescripción ha quedado rebajada a una simple indicación” y que no descarta que se produzcan movilizaciones.

Otro aspecto controvertido y que divide a la profesión de enfermería hace referencia a la necesidad de realizar un curso de 180 horas para poder indicar fármacos, ya que consideran que su cualificación profesional -en los estudios del grado- ya contemplan asignaturas de farmacología que les facultan para ello.

En cualquier caso, el texto aprobado no convence a la Enfermería, que había condicionado la aprobación del Real Decreto a la convocatoria de movilizaciones, que incluían el cese de cualquier función que no quede protegida legalmente.

La más significativa. ‘ralentizar’ la campaña de vacunación de la gripe -unas 22 millones de dosis-y no vacunar si el paciente acude a la consulta con la preceptiva orden de prescripción hecha por un facultativo.