Irisblack: Los sucesos en 140 segundos

Este miércoles Sergio Morate, el supuesto asesino de Cuenca, salió de prisión y acudió a su domicilio para presenciar un registro donde presuntamente acabó con la vida de Marina y Laura . Medio centenar de personas acudieron al lugar y se avalanzaron sobre el vehículo al grito de asesino. Entre la multitud, los amigos, la madre y la hermana de su exnovia.

El conocido como el ‘violador del cúter’, ha sido detenido en Barcelona. La coincidencia de su ADN en los restos del cuerpo de las chicas que sufrieron agresiones, han sido determinantes para su entrada en prisión.  El autor que realizó en 2013 y 2014 varias abusos en el barrio de Gràcia. tenía 30 años,era vecino del barrio en el que agredía a las jóvenes y estaba apunto de casarse.

El camino de Santiago vuelve a ser protagonista de la crónica negra. El cuerpo del agente de policía desparecido en Finisterre, ha sido encontrado por los buzos en las inmediaciones del Cabo Finisterre. El joven policía municipal destinado en Fuenlabrada , se fue a hacer el Camino de Santiago según comunicó a su familia.

La noticia quizá más sorprendente ha sido la aventura de un niño de tres años al que dejaron olvidado en un autobús escolar durante tres horas. Los hechos se han dado a conocer esta semana pero sucedieron en septiembre. Lo más impactante de la noticia, es que tras hacer la ruta escolar, el autobús se dirigió a la fábrica de explosivos de Galdakao con el niño en su interior.Todos los vehículos que entran en la fábrica se inspeccionan pero aún así, no se dieron cuenta de la presencia del niño hasta que el autobús se encontró dentro de las instalaciones.

Dos universitarios fueron agredidos al salir de una discoteca, al grito de “mariquitas” en Torrelageva. Los jóvenes se han puesto en contacto con asociaciones de la universidad politécnica y complutense , que les ha asesorado y acompañado para la denuncia que ahora se encuentra en proceso judicial.

La semana ha arrancado y terminado con el juicio de Asunta. Sus padres, Rosario Porto y Alfonso Basterra, parecían ser los primeros de la lista de acusados, pero parece que las pruebas no terminan de ser concluyentes. La geolocalización del móvil de la madre, la situaba el día de la desaparición en el chalé de Montouto, donde se encontró con un vecino y alegó que tenía que volver a casa porque “tenía a la niña sola”. Eso es lo que afirmó Porto el día de la desaparición y confirmó en el juicio de esta semana.

El juicio de Asunta esta semana ha girado en torno a la ingesta de las 27 pastillas que podrían haberle proporcionado sus padres. Este podría ser, por el momento, el único indicio que implique a los padres en el presunto asesinato. Con esta gran cantidad de ansiolíticos, sería imposible que la niña, como indica Porto, estuviese haciendo los deberes, con total normalidad. El fiscal baraja la posibilidad que la niña fuese ahogada por su madre en el chalet de Montauto, en solitario pero con Basterra como autor intelectual y colaborador necesario.