Mas continúa buscando el apoyo de la CUP

El presidente en funciones de la Generalitat, Artur Mas, ha recordado a la CUP que investir a un presidente es un pacto puntual que no compromete a avalar su forma de gobernar, por lo que les ha instado ha desencallar la situación y, tras ello, hacer oposición.

«No se pacta un programa electoral. Se puede investir a un presidente y después no comprometerse a nada. Puedes investirlo y al día siguiente colocarte en la oposición», ha asegurado este viernes en una entrevista a Rac1, en la que ha incidido en que Junts pel sí y la CUP están de acuerdo en tener un presidente que permita comenzar a construir un nuevo Estado.

Ha reconocido que es legítimo que la CUP no le quiera al frente del proceso como también lo es que Junts pel sí lo quiera, aunque tras decir que la legitimidad es la misma, ha recordado que tienen más de 1.600.000 votos «en el cajón» y la CUP más de 300.000.

La CUP sigue insistiendo en que no investirá a Mas

El diputado electo de la CUP Benet Salellas ha insistido en que su formación no investirá como presidente a Artur Mas, y ha abogado por «ampliar el proceso constituyente y convencer a SíQueEsPot.

En una entrevista de TV3 recogida por Europa Press, ha reiterado que «no habrá un Artur Mas presidente investido por la CUP», y ha destacado la necesidad de seguir sumando apoyos tras los resultados del 27S, que configuraron una mayoría claramente independentista en escaños pero no en votos.

Salellas ha dicho que la CUP aceptaría un referéndum si mañana mismo lo ofreciera el Estado: «Pero no lo aceptaremos de aquí a cuatro años como mecanismo de dilación».

La CUP no concurrirá a los comicios generales del 20 de noviembre y ha considerado que «el resto de fuerzas independentistas tampoco deberían ir», en alusión a CDC y ERC.

Ha asegurado que el 9N peligró y que «si hubiera sido por CiU no se hubiera llevado a cabo: finalmente fue un trabajo de la CUP y de muchos otros».

Autora intelectual

Como la CUP fue «autora intelectual» del 9N, representantes de la formación acompañaron este jueves al presidente de la Generalitat, Artur Mas, a declarar como imputado ante el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC).

Precisamente durante la declaración de Mas, el sindicato Manos Limpias pidió que se ilegalizara la CUP: «La única organización criminal es el PP, pero Manos Limpias se fija en nosotros», ha dicho Salellas.

Sobre si la petición del sindicato podría fructificar, ha abogado por la cautela, teniendo en cuenta «la baja calidad democrática de la justicia española», y ha recordado que la actual legislación permite la expulsión de partidos.