El Policía Nacional encarcelado falleció tras sentirse indispuesto

Uno de los seis agentes de la Policía Nacional que permanecían en prisión acusados de la muerte de un hombre en Cala Cortina (Cartagena, Murcia) en 2014, falleció el martes 13 de octubre en el hospital Gregorio Marañón de Madrid, donde fue trasladado tras sentirse indispuesto en prisión, según han confirmado fuentes penitenciarias.

Las mismas fuentes han precisado que fue en la mañana del martes 13 de octubre cuando el hombre, Gregorio Javier G.M, internado en la prisión de Estremera, comenzó a sentirse mal y murió horas después en el centro hospitalario. A la espera de la autopsia, las fuentes apuntan a que se trató de una pancreatitis.

El fallecido y otros cinco agentes de la Policía Nacional están siendo investigados en relación con la desaparición y muerte de un hombre en marzo de 2014. La madrugada del 11 de marzo de ese año desapareció Diego Pérez Tomás y su cadáver fue encontrado dos semanas después flotando en aguas de Cala Cortina.