Los dependientes, indignados porque Moncloa paga el cuidado del padre de Rajoy

Las Asociaciones de Dependencia cargan contra Mariano Rajoy por cuidar a su padre en la Moncloa con fondos públicos. La Plataforma de Defensa de la Ley de la Dependencia de Valencia denuncia esta decisión y pone en tela de juicio su legalidad.

«La  Ley General de Sanidad establece claramente qué son y que no son servicios sanitarios. La atención personalizada a ancianos o dependientes queda excluida de esas prestaciones y por ello, en 2006, el Gobierno de Zapatero puso en marcha la ley de Dependencia. La atención que recibe en La Moncloa el padre del presidente queda así excluida de los servicios médicos a los que tiene derecho por ser familia del jefe del Ejecutivo y residir en el complejo presidencial», aseguran desde dependenciavalencia.blogspot.

 

También asociaciones como Facua recriminan al presidente del gobierno por destinar fondos públicos para el cuidado de su padre enfermo: «Tras quitar las ayudas a la dependencia a la gente sin recursos, Rajoy carga a La Moncloa el cuidado de su padre», afirman desde su cuenta de Twitter.

 

facua

Pero el asunto amenaza con llegar al Parlamento. Desde el PSOE se piden explicaciones a Mariano Rajoy por que “está utilizando un servicio extra que no tiene que ver con lo sanitario, sino con lo asistencial, para su padre”, ha señalado la diputada Magdalena Valerio, que ha subrayado que su grupo exigirá explicaciones por escrito al presidente del Gobierno en el Congreso.

 

Moncloa asume los gastos del cuidado del padre de Rajoy

El Palacio de Moncloa habría asumido los gastos del cuidado y acompañamiento del padre del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, quien desde marzo de 2014 reside junto a su hijo tras una operación de cadera, según publicó el diario.es.

Mariano Rajoy Sobredo, de 95 años de edad, juez jubilado, recibe el cuidado de dos personas durante las 24 horas al día. El diario asegura que  Moncloa  se defiende afirmando que el «presidente del Gobierno se conduce con los mismos criterios que sus predecesores».