Al día, la actualidad en 140 segundos

Al día, la actualidad en 140 segundos

Arantza Quiroga era la líder del Partido Popular en el País Vasco hasta ahora. Ha presentado su dimisión una semana después de retirar una moción en la que pretendía que todos los partidos políticos, incluido Bildu, se agruparan para garantizar la paz y la convivencia en Euskadi.

Esta moción exigía la condena al terrorismo pero no la condena explícita a ETA, era aplaudida por el lehendakari Íñigo Urkullu y también por la izquierda abertzale, pero ese pequeño matiz se tornó tan grande para algunos que ha generado una polémica que ha llevado a Quiroga a presentar su dimisión, pese a que ella misma ha dicho en la rueda de prensa en la que ha hecho pública esta decisión que ya había comunicado al PP el 8 de octubre, que volvería a presentar esta propuesta “una y mil veces más”, porque el Partido Popular debe estar en la vanguardia de la paz.

Y sin alejarnos de la política nos trasladamos a la penúltima sesión de control al Gobierno de la presente legislatura. Una sesión en la que no ha estado Mariano Rajoy por encontrarse en Nueva York presidiendo por primera vez la reunión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. En la sesión se han aprobado los presupuestos generales del Estado, unos presupuestos especiales porque es la primera vez que un Gobierno saliente deja hechos los presupuestos para el siguiente año. Durante el cruce entre Gobierno y oposición, Soraya Sáenz de Santamaría ha vuelto a utilizar el argumento estrella del Gobierno para deslegitimar las intervenciones de los socialistas. Cuatro años después y con la legislatura a puno de terminar hemos vuelto a oír hablar de la “herencia recibida.” No es la primera vez, ni probablemente será la última, queda todavía una sesión antes de las elecciones generales. En 2011, en su discurso de investifura, Rajoy dijo que no lo iba a utilizar como argumento, pero son muchas las ocasiones en las que se ha recurrido a traer a la memoria los años de Zapatero ante una argumentación socialista.

Fuera de España, continúa el flujo informativo en torno al atentado ocurrido el pasado fin de semana en Ankara, Turquía. El Gobierno turco ha decidido crear una comisión independiente para investigar el ataque, para hacerlo de manera “sana”, según ha confirmado el primer ministro. Se cree que hay dos organizaciones diferentes detrás de los atentados y la creación de esta comisión independiente hace pensar que el Gobierno duda de las capacidades de sus equipos policiales o tiene una cierta desconfianza en ellos.