El MH17 de Air Malaysia fue derribado por un misil ruso, concluye la investigación

Un misil BUK de fabricación rusa abatió el vuelo MH17 mientras sobrevolaba, el 17 de julio de 2014, el este de Ucrania, concluye la investigación internacional dirigida por Holanda. Así consta en el informe de la tragedia publicada por la Oficina Holandesa de Seguridad (OVV). Murieron 298 personas -entre ellas 193 holandeses- que viajaban a bordo de un Boeing 777 de Malaysia Airlines.

«El vuelo MH17 se estrelló como consecuencia de la detonación de un misil fuera del avión contra la parte izquierda de la cabina», declaró el director de la OVV, Tjibbe Joustra, durante una rueda de prensa. «Ese misil corresponde al tipo de proyectiles instalados en los sistemas de misiles tierra-aire BUK».

 

Los investigadores delimitaron una zona de 320 kilómetros cuadrados desde la que pudo ser disparado el misil, pero no precisaron si eran los separatistas prorrusos del este de Ucrania o el ejército quienes controlaban el área.

El diario holandés Volkskrant adelanta, citando a tres fuentes de la investigación, que el avión, que viajaba entre Amsterdam y Kuala Lumpur, fue derribado por un misil BUK disparado desde una zona controlada por los rebeldes.

 

El informe no determina quien «apretó el gatillo»

Horas antes, Joustra mantuvo en La Haya una reunión con familiares de las víctimas para comunicarles los resultados.  «Nos enseñaron los fragmentos que estaban dentro del avión», explicó Robby Oehlers, familiar de unas de las víctimas, que añadió que la sala de conferencias «era tan silenciosa, que se podía oír caer un alfiler».

El informe determinó las causas de lo ocurrido, pero no quién «apretó el gatillo», ya que esto deberá ser elucidado por una investigación penal.

Ucrania y Estados Unidos afirman que fueron los separatistas prorrusos quienes derribaron el avión con un misil BUK proporcionado por Rusia, una acusación que niegan Moscú y el fabricante estatal de armas Almaz-Antey.