La ‘locomotora’ alemana pierde fuelle

La economía alemana da síntomas debilidad. Las exportaciones alemanas han caído a niveles de principios de 2009 y las importaciones también descendieron con fuerza en el tercer trimestre de 2015.

Los datos de la Oficina Federal de Estadísticas arrojan un descenso intermensual de las exportaciones, en términos desestacionalizados, del 5,2% a 97.700 millones de euros y las importaciones retrocedieron un 3,1 %, a 78.200 millones de euros, en lo que fue la mayor caída mensual desde noviembre de 2012.

 

El superávit comercial se redujo a 19.600 millones de euros mientras las importaciones registran también sus peores índices, según  los datos provisionales de la Oficina.

Estas cifras coinciden con otras que hacen pensar en que la economía alemana está perdiendo fuelle: se ha registrado una fuerte caída en los pedidos y la producción industrial en agosto, lo que sugiere que la reducción de la demanda en el extranjero, particularmente en China y otros mercados emergentes, puede estar repercutiendo en Alemania.

Los economistas y analistas expertos en la economía alemana esperaban descensos mucho menores en las exportaciones e importaciones, de un 1,2% y un superávit de 22.500 millones de euros.