Al día, la actualidad en 140 segundos

El caos se ha apoderado de Cataluña, y no, no ha tenido nada que ver con Artur Mas, los trenes de Alta velocidad de la línea que cubrían los trayectos que salían desde Madrid y Barcelona y con destino Francia han visto su servicio interrumpido entre las estaciones de Camp de Tarragona y Figueres-Vilafant por unos cortes en el cableado de fibra óptica.

En un primer momento se pensó que se trataba de un robo, un robo torpe porque la fibra óptica no tiene salida en el mercado como en el caso del cobre, por ello, porque realmente solo faltan 25 cm de material y porque se han registrado dos cortes idénticos en los dos sentidos de la vía, los Mossos D’Esquadra han iniciado una investigación porque creen que podría tratarse de un sabotaje. el servicio ha estado interrumpido durante horas y hacia el mediodía ha empezado a reestablecerse, pero ha afectado a 40 trenes y más de 10.000 viajeros. Algunos han podido seguir con sus viajes por carretera gracias a las alternativas que Renfe ha puesto a su disposición. Otros se han agolpado en las estaciones de origen por no poder emprender el viaje.

Cambiamos de asunto para hablar de corrupción y deporte. El comité de ética de la FIFA ha sancionado a Sepp Blatter, presidente de este organismo y a Michel Platini, presidente de la UEFA,  con 90 días de inhabilitación prorrogables por 45 días más por los escándalos de corrupción que sobrevuelan sus mandatos. La Fiscalía suiza investiga a Blatter por gestión desleal y apropiación indebida, por lo que el comité ha decidido apartarle de cualquier actividad relacionada con el Fútbol. Platini, que es candidato a presidir el organismo para las próximas elecciones del 26 de febrero, su sanción tiene que ver con una campaña de desprestigio ya que según él, solo ha declarado en calidad de testigo. A Platini le sustituirá probablemente Ángel María Villar en este periodo. También ha sido sancionado el surcoreano Chung Mong-joo, también candidato a la presidencia de la FIFA, pero con seis años. Se le investiga por la elección de Rusia como sede del Mundial 2018, con la sospecha de irregularidades en este proceso de elección de sedes. No es el único escándalo relacionado con el deporte que vemos estos días. Leo Messi y su padre están en el punto de mira e irán a juicio por tres presuntos delitos contra la Hacienda Pública al haber cometido un supuesto fraude con la gestión de los derechos de imagen del futbolista de 2007 a 2009 por valor de unos 4,1 millones de euros.