El vuelo más complicado de la compañía American Airlines

“Syracuse, American 550, emergencia médica, el capitán está incapacitado, solicitar la dirección para la pista”, dijo el copiloto, según una transcripción de las comunicaciones del vuelo.

No se trata de un adelanto de la próxima entrega de Aterriza como puedas. Ocurrió el pasado lunes en un vuelo de American Airlines entre Phoenix y Boston. El atribulado copiloto no contaba con las horas necesarias para ponerse al frente de la aeronave, pero no tuvo más remedio que hacerlo. Y no lo hizo nada mal, porque el avión aterrizó en la pista sin mayores contratiempos. Los 147 pasajeros pisaron tierra sanos y salvos.

Eso sí agradeciendo al copiloto el mantener la sangre fría. “Si no es porque el copiloto tuvo la cabeza fría para reaccionar con entereza y eficacia no hubiéramos llegado a tierra“, relataban al pisar suelo del aeropuerto, según informaba la CNN.

El piloto, Michael Johnston, de 57 años tenía antecedentes cardíacos. Le habían colocado un bypass en 2006. La autopsia determinó que su muerte se debió a causas naturales, un ataque al corazón.

La aerolínea, congratulándose del destino del vuelo, ha emitido un comunicado donde asegura que se apenan del fallecimiento del piloto y que en estos momentos están pendientes de la familia y amigos del fallecido para ofrecerles toda su atención.