Al día, la actualidad en 140 segundos

Al día, la actualidad en 140 segundos

José María Aznar vuelve a la carga. El expresidente continúa mandado avisos a Mariano Rajoy y sigue analizando los resultados del PP, del que es presidente de honor, en las pasadas elecciones catalanas. No es la primera vez que Aznar se inmiscuye en los asuntos de Rajoy y le desautoriza con sus palabras de algún modo, aunque él lo niegue.

La sombra de José María es alargada y ha vuelto a reprochar a la ejecutiva del PP sus malos resultados en Cataluña. Para Aznar, Ciudadanos ha ganado la partida al PP en Cataluña y esto se debe tomar como un aviso de cara a las generales, como un hecho que invite a la reflexión. Según Aznar, Ciudadanos ha barrido en el centro derecha porque el electorado ve en el partido de Albert Rivera la mejor opción para defender la constitución. Dice Aznar que no pretende descalificar a nadie, por eso no comprende las descalificaciones que él ha sufrido tras emitir un comunicado en el que venía a decir esto. Como si Rajoy no tuviera suficiente, tiene ahora que lidiar con un expresidente aquejado de incontinencia verbal que se empeña en hacerle la campaña a Ciudadanos.

Y Ciudadanos, precisamente ha sido uno de los primeros partidos en pronunciarse ante la decisión de Manuela Carmena y su equipo de Gobierno en el Ayuntamiento de Madrid, de estudiar deshacerse de los contratos que lo vinculan a las agencias de calificación Standard and Poors y Fitch. Dichos contratos vencen en diciembre y suponen más de 100.000 euros anuales al consistorio madrileño. Para el Ayuntamiento este es un gasto prescindible, ya que no todos los ayuntamientos tienen relaciones contractuales con agencias de calificación que auditen su deuda, es algo que pueden hacer ellos y que permite invertir ese dinero en políticas sociales. Begoña Villacís, de Ciudadanos, ha dicho que le parece una «ocurrencia», que ve necesario que organismos independientes auditen la deuda del Ayuntamiento y cree que es una decisión poco prudente, puesto que puede generar una «espantada» de los inversores en Madrid.

Y fuera de España, el apoyo de Rusia al régimen de Bassar Al Assad está generando tensiones. La OTAN se ha reunido de emergencia para tratar la invasión del espacio aéreo turco por parte del ejército ruso. Según Moscú se debió a un error de navegación, pero varios países, como Francia, Reino Unido y por supuesto EE.UU, le han pedido a Putin que cesen los bombardeos a los rebeldes en Siria, y que tienen indicios de que estos no se han producido contra posiciones del Estado Islámico y solo generan tensión. Le están reprochando que no se coordine con el ejército estadounidense para combatir a los terroristas. Como les contamos, Rusia comparte el objetivo de acabar con el Estado Islámico pero mantiene una alianza con el régimen de Al Assad, que no se ve con buenos ojos al otro lado del mundo.