La Misión de la ONU en Afganistán condena la masacre norteamericana

 

La Misión de Asistencia de Naciones Unidas en Afganistán (UNAMA) ha condenado el bombardeo de la madrugada del sábado contra el hospital de Médicos Sin Fronteras (MSF) en la ciudad de Kunduz, en el que han muerto al menos nueve trabajadores de la ONG y otras 37 personas han resultado heridas graves.

El jefe de la Misión condena ‘contundentemente’ el bombardeo

“Condeno en los términos más contundentes este trágico y devastador ataque aéreo sobre el hospital de MSF en Kunduz de esta mañana, que ha resultado en la muerte y heridas para personal médico, pacientes y otros civiles”, ha declarado el jefe de la Misión UNAMA, Nicholas Haysom.

“Los hospitales que acogen a pacientes y a personal médico no deben ser jamás objeto de ataques y el Derecho Internacional humanitario también prohíbe el uso de instalaciones médicas con fines militares”, ha argumentado el jefe de la Misión, Haysom.

Además, el jefe de la UNAMA ha aprovechado para felicitar a MSF por su trabajo. “Queremos trasladar nuestras condolencias, a ellos, a los pacientes, familiares y amigos”, ha declarado el jefe de la Misión de la ONU.