El juzgado reclama a los pediatras que determinen si Andrea está  en fase terminal

El Juzgado de Instrucción número 6 de Santiago ha dictado una providencia en la que reclama cuatro informes, uno de ellos al médico forense del Instituto de Medicina Legal de Galicia (Imelga), para que determine si el soporte vital al que está conectada Andrea “conduce a prolongar innecesariamente la agonía de la niña”.

En el informe que reclama al forense, el juez pide que especifique si la enfermedad es “irreversible, incurable y terminal”, así como si considera si el procedimiento pautado como tratamiento es “desproporcionado y si le produce dolor”.

 

El dolor que pueda estar padeciendo Andrea, de 12 años, es una de las cuestiones que también pregunta el juzgado al jefe del servicio de pediatría. Este servicio es quien hace oídos sordos a la petición de sus padres de que Andrea tenga una muerte digna. En este sentido, le reclama un análisis “exhaustivo” y una explicación de por qué, según su parecer, “la paciente no tiene dolor ni sufrimiento desmesurado”.

El juez ha reclamado, además, el informe del comité de ética asistencial, donde se recomendaba que se le retirara la alimentación asistida y también ha pedido el historial clínico completo de Andrea.