La actualidad económica en 140 segundos

La actualidad económica continúa centrada en el presunto fraude de Volkswagen y sus motores trucados. España es uno de los países afectados y por eso, el Gobierno podría exigirles que devuelvan las ayudas del plan PIVE de hasta 1000 euros por cada coche trucado.

Lo ha anunciado el ministro de Industria, José Manuel Soria, quien va a pedir a en la Unión Europea, endurecer las inspecciones a los vehículos diesel. Mientras tanto, la compañía automovilística ya ha dicho cuántos vehículos están afectados en España por este asunto: 683.626, la mayoría de Volkswagen. Además, el grupo ha suspendido en nuestro país la venta de otros 3.320 coches con estos motores fraudulentos. Y siguiendo con los números, las otras filiales de este grupo empresarial también empiezan a poner cifras a su presunto engaño: Audi reconoce haber trucado más de 2 millones de coches, Skoda un millón 200.000 y Seat 700.000.

Dejamos por el momento este asunto, pero no para dar muy buenas noticias. Porque el FMI rebajará en octubre sus previsiones de crecimiento mundiales para 2015 y 2016. Entre otros factores, apunta al parón de los países emergentes.

Lo ha adelantado la directora gerente del FMI, Christine Lagarde en una entrevista al diario francés Les Echos. Asegura que ahora son los países desarrollados los que parecen tirar del carro ante la desaceleración de los emergentes. En octubre pondrán cifras a estas previsiones, pero mientras, el FMI alerta en otro documento de que la caída de las materias primas, con el petróleo a la cabeza, está llevando a los países que las exportan a un momento de tránsito difícil. Sólo hay que recordar que el precio del petróleo ha bajado en el último año, un 50%.

Al margen de estos asuntos, ya estamos en octubre y eso significa que ha entrado en vigor la nueva factura eléctrica con la que el precio de la luz cambiará en función del momento del día en el que la consumamos.

Este cambio afectará a los consumidores que ya cuentan con contadores inteligentes integrados y están acogidos a la tarifa regulada por el Gobierno. En total, más de 5 millones de personas. A partir de ahora, todos ellos pagarán la electricidad al precio que en el que cotice en el momento de consumirla. Por eso, podemos encontrarnos con situaciones por las que, por ejemplo, poner la lavadora un sábado de madrugada puede salir más barato que un martes por la tarde.