El juicio del caso Asunta: día dos, primera sesión

En el mismo furgón, pero separados por una mampara, así han llegado los padres de Asunta Basterra, Rosario Porto y Alfonso Basterra, a los juzgados de Santiago de Compostela. En el segundo día del juicio por el asesinato de su hija, en el que ambos son los únicos imputados, se ha podido ver a Rosario Porto completamente abatida y a un nervioso Alfonso Basterra. En el lugar, una nube de cámaras y reporteros les esperaban ávidos y ya dentro, han solicitado que el juicio no se grabara, solicitud que ha sido rechazada por el juez al considerar que quien quiera opinar lo va a hacer igual y es mejor que lo hagan con la información real de lo que estaba ocurriendo en la sala.

Ricardo Pérez Lama, el representante de la acusación popular, la asociación Clara Campoamor, ha advertido los presentes en la sala, los acusados, el jurado, el presidente del Tribunal y los letrados,   que “tan autor del asesinato es el que asfixia como aquel que ejecuta o realiza todos los hechos necesarios para que esa sofocación se produzca”.

El fiscal por su parte, durante la lectura de calificación de las partes, ha incidido en lo difícil que fue encontrar el portátil de Alfonso Basterra, indicando que “tiene su relevancia”. El portátil de Basterra, así como otros dispositivos electrónicos se buscaron exhaustivamente en su vivienda durante dos registros sin éxito, no fue hasta el tercero de estos registros cuando las autoridades hallaron lo que buscaban y al analizarlo, descubrieron que Basterra había borrado información relacionada con su hija Asunta de su ordenador, así como material pornográfico. De hecho, algunas fuentes policiales llegaron a decir que parecía que en este tercer registro, el ordenador se había colocado  “a propósito”, listo para ser encontrado.

La defensa de Rosario Porto, el letrado José Luis Gutiérrez Aranguren ha afirmado a su llegada a los juzgados que el estado emocional de su cliente era malo, “ayer hablé con ella y estaba peor de ánimo que en la conversación que mantuvimos este fin de semana”. En esta primera sesión se presentan las cuestiones previas y entre ellas “un documento que había quedado en el tintero” , según ha informado el abogado sin querer aportar más datos sobre este escrito.

La defensa de Porto va a trabajar en varias líneas, una de ellas es la de pretender declarar nulo el juicio basándose en que la grabación de la conversación entre Basterra y Porto en sus primeras horas en prisión se hizo de manera ilegal. Esa grabación ya se invalidó como prueba en su día, por tanto la defensa querría que se declararan nulas el resto de pruebas al considerar que estas grabaciones condicionan a la hora de analizar el resto. También, al haberse producido una contaminación arbitraria en la camiseta de Asunta, en la que se hallaron restos de semen por una “transferencia accidental” en nada relacionada con el caso. La defensa de Porto ha relacionado el asesinato de Asunta con el caso del pederasta de Ciudad Lineal.

No se espera que Porto y Basterra declaren durante la primera sesión, lo más probable es que se les escuche por primera vez los días 1 y 2 de octubre.