Al día, en 140 segundos

Al día, en 140 segundos

El 27-S ya es historia, no sabemos si se escribirán páginas gloriosas sobre este día, parafraseando a Oriol Junqueras, pero los resultados han sido claros. La opción independentista gana en escaños, pero no en votos. Junts pel Sí necesita a la CUP para gobernar, pero la CUP necesita que Artur Mas se caiga de la ecuación, para apoyarles.

Si Junts Pel Sí quiere gobernar y abrir el proceso de la independencia necesita los 11 escaños de la CUP, pero estos se niegan a investir presidente a Artur Mas y además otra de sus condiciones era que ‘SÍ’ ganara en votos, algo que no ha sucedido. Luego podríamos estar ante la caída de Artur Mas de la primera línea de la política, aunque aún le queda una baza, el voto procedente del extranjero. Queda un escaño por asignarse y si fuera a parar a Junts Pel Sí, sumando un total de 64 escaños, con la abstención de la CUP les bastaría. Sin una mayoría absoluta en escaños, no se iniciará el proceso independentista, en teoría.

Tras el escrutinio han llegado las reacciones. Los más contentos eran los integrantes de Junts Pel Sí, pese a no haber cumplido, en realidad su objetivo y el equipo de Ciudadanos con Inés Arrimada a la cabeza, arropada constantemente por Albert Rivera. El subidón de Ciudadanos de nueve a 25 escaños les convierte en los auténticos triunfadores de la noche, son los únicos que han superado su marca de las anteriores elecciones. La otra cara de la moneda es el PP y seguramente muchos de sus votantes son los que han propiciado el aumento de la formación naranja. El PP se descalabró y además dejó solo a Albiol ante la prensa. Eso sí, desde Génova compareció Pablo Casado, y ya, en plena resaca, Mariano Rajoy desde Moncloa haciendo una valoración general de los resultados. Mariano Rajoy ha incidido mucho en el concepto de la legalidad declarando que los partidos rupturistas nunca tuvieron el respaldo de la ley y que ahora ya sabemos que tampoco el de los ciudadanos, en la misma línea que Albiol, ha pedido al nuevo gobierno que se forme que se centre en resolver los problemas y preocupaciones de los catalanes, de todos. Pluralidad, convivencia, normalidad, son las palabras que ha empleado Rajoy pero ha dicho que no está dispuesto a “liquidar la ley”. Rajoy no ha hecho autocrítica en La Moncloa porque comparecía en calidad de presidente del Gobierno, se espera alguna declaración más tras la reunión del Comité Ejecutivo del PP. Pero quien sí ha alzado la voz para pegarle un tirón de orejas ha sido Aznar, que ha advertido a Rajoy de que su situación está “seriamente comprometida”

Desde Europa, concretamente desde Alemania, Merkel también ha pedido al próximo gobierno catalán que respete la legislación española vigente. El futuro de Artur Mas es ahora la incógnita más importante, es la llave que abrirá una puerta u otra, ya lo avisábamos con las elecciones no terminaba el debate, casi acaba de comenzar.