El Papa denuncia la «sumisión asfixiante» que impone el sistema financiero

El Papa ha arremetido contra la usura al denunciar la «sumisión asfixiante» a la que someten los sistemas crediticios y ha pedido que todos los países, sin excepción, tengan «una participación y una incidencia real y equitativa en las decisiones».

Durante su discurso ante la sede de la ONU, en el que también ha reclamado la puesta en marcha de acciones frente a las declaraciones ante los conflictos, la pobreza y el medio ambiente, el Pontífice ha pedido que se limite «todo tipo de abuso o usura» sobre todo con los países en vías de desarrollo en referencia a los créditos bancarios que según ha indicado «lejos de promover el progreso, someten a las poblaciones a mecanismos de mayor pobreza, exclusión y dependencia».

 

Duras críticas del Papa al Consejo de Seguridad

En este sentido, el Papa ha reclamado «equidad», especialmente a los cuerpos con efectiva capacidad ejecutiva, como es el caso del Consejo de Seguridad, los organismos financieros y los grupos o mecanismos especialmente creados para afrontar las crisis económicas.

Asimismo,ha recalcado la urgencia de «conceder a los países una participación real y equitativa en las decisiones […] que ayudará a limitar todo tipo de abuso o usura, sobre todo con los países en vías de desarrollo», y a cortar las alas a «los organismos financieros internacionales que lejos de promover el progreso, someten a las poblaciones a la dependencia bajo una sumisión asfixiante a sistemas crediticios».

«La limitación del poder es una idea implícita en el concepto de derecho, para que ningún individuo o grupo humano se pueda considerar omnipotente, autorizado a pasar por encima de la dignidad y los derechos de las otras personas», enfatizó.