Volkswagen trucó 11 millones de coches para esquivar la ley en EE.UU

“Van a rodar cabezas en Volkswagen una vez se esclarezca quién es responsable de la falsificación de las pruebas de emisiones de carburante diesel en vehículos comercializados en Estados Unidos” dijo un político alemán y un miembro de la junta supervisora de la empresa de automóviles.

“Estoy seguro de que habrá consecuencias en la plantilla laboral al final del proceso, no hay duda de ello”, dijo Olaf Lies, encargado de Economía del estado alemán de Baja Sajonia en una entrevista para la radio Deutschlandfunk.

En cualquier caso, Lies anunció que primero deberá hacerse una profunda investigación para identificar a las personas que están implicadas en el asunto.

La agencia estadounidense de protección medioambiental (EPA, por sus siglas en inglés) dijo el viernes pasado que Volkswagen usó un software que engañaba a los reguladores que miden las emisiones tóxicas, por lo que el fabricante alemán puede enfrentar multas superiores a los 18.000 millones de dólares.

Las acciones de la compañía cayeron el lunes cerca de un 20 por ciento tras el escándalo

La Comisión Europea pide “aclarar los hechos”

La Comisión Europea ha instado a la marca alemana de automoción Volkswagen a “aclarar los hechos” sobre la manipulación de las emisiones de CO2 de sus vehículos en Estados Unidos, aunque ha considerado prematuro sacar conclusiones sobre si se habría repetido la situación en el mercado europeo.

“Nos lo tomamos muy en serio, queremos llegar hasta el final de este asunto”, ha indicado en una rueda de prensa en Bruselas la portavoz comunitaria Lucía Caudet.

Por ello, el Ejecutivo comunitario mantiene “contactos estrechos” tanto con Volkswagen como con las autoridades estadounidenses competentes, con el objetivo de obtener toda la información y analizarla conjuntamente con los Estados miembros.

   Aunque es la Unión Europea quien fija los límites de emisiones y los procedimientos de verificación en el mercado comunitario, son los Estados miembros los responsables de vigilar que se cumplen estos límites y de actuar si no es el caso.

Por ello, Caudet ha adelantado que Bruselas sopesa convocar en los próximos días una reunión con representantes de las autoridades nacionales de los Veintiocho para abordar este caso y estudiar los pasos a seguir.

“Es realmente necesario aclarar los hechos, se lo debemos a los consumidores y al medio ambiente. Hemos de asegurar que la industria respeta los límites de emisiones”, ha concluido la portavoz.