Al día, en 140 segundos

Al día, en 140 segundos

La policía francesa, en colaboración con la Guardia Civil, ha detenido en Francia a la que se consideraba la cúpula de lo que quedaba de ETA. David Pla e Iratxe Sorzábal han sido detenidos en la que se ha llamado Operación Pardines. El nombre de esta operación no es una cuestión baladí, está cargado de un enorme simbolismo. José Antonio Pardines fue el primer Guardia Civil asesinado por ETA y el que se considera su primera víctima mortal en 1968. Con esta operación, este tanto que se apunta Interior con las elecciones en el horizonte, se cierra un círculo.

El ministerio confirma que se han producido dos detenciones más, aunque entre ellas, no está la del que sería el tercer líder de la organización, Josu Ternera. Los dos etarras detenidos, lideraban la banda desde que se leyó el comunicado que anunciaba el cese de la violencia, una lectura que hicieron ellos mismos y que se produjo hace cuatro años,  Iratxe Sorzabal, lo hacía a regañadientes pues no era partidaria de dejar la lucha armada y continuar por el sendero de la diplomacia. La lectura de este comunicado se hizo en año electoral, casualidad o no, grandes operaciones y noticias relacionadas con la banda han tenido protagonismo cada vez que ha habido elecciones. Una vez eliminado el aparato militar, la nueva cúpula política se trasladó a Noruega para intentar negociar con Rajoy, que acababa de ser elegido presidente, cuestiones tales como el regreso de los etarras huidos o el acercamiento de los presos. Finalmente fueron expulsados del país y no consiguieron absolutamente nada.

Desde entonces, han estado en Francia, intentando negociar con el ministerio de justicia francés que no se extradite a España a los presos etarras que cumplen condena en las cárceles francesas, gestionando la vuelta de los huidos a España o custodiando algunos de los depósitos de armas que aún puedan quedar.

Quienes dan directrices no se encuentran ahora mismo conspirando en ningún escondite o asumiendo el rol de líder, quienes han ido dictando los pasos a seguir dentro de la prácticamente extinta organización, están en las cárceles francesas, concretamente, se especula con los nombres de los históricos, Mikel Antza y Soledad Ipaguirre.

Como ellos otros nombres destacados que están entre rejas, hace tiempo que abrazaron la línea de la lucha política y habrían venido buscando un acuerdo colectivo entre todos los presos etarras para generar presión y lograr el acercamiento de presos al País Vasco entre otras cuestiones.

La noticia ha pillado a Jorge Fernández Díaz en Bruselas, donde ha asegurado que estas detenciones son el acta de defunción de ETA, una defunción que la banda se ha negado a admitir pese a que su cúpula lleva cuatro años dedicándose a recoger la basura que queda antes de echar la llave.