La paranoia de una profesora en Texas provoca el arresto de un niño

Tiene catorce años, vive en Texas y es musulmán. Pero es mucho más que eso. Es un niño casi prodigio, capaz de construir un reloj elogiado por las mentes más brillantes de Silicon Valley.

Ahmed Mohamed construyó un reloj, un reloj tan sofisticado que su profesora lo confundió con una bomba, y claro si mezclamos en una coctelera un Estado conocido por su conservadurismo, un niño musulmán, y un artefacto que no es lo que parece, pues se arma la de San Quintín.

Ahmed terminó la jornada escolar esposado, pese a que trató de aclarar que el aparato en cuestión no era una bomba sino un reloj. Cuando por fin se constató que se trataba de un reloj, Ahmed fue liberado.

Tras el suceso, incluso Obama se ha pronunciado a través de su Twitter. El presidente de EE.UU contactaba con el muchacho a través de Twitter para invitarle a la casa blanca.

También Ahmed ha hecho declaraciones, pero ante los medios de comunicación, afirmando que le parecía muy triste que hubiera confundido su reloj con una bomba. Ahmed también manifestó su mayor deseo, estudiar en el prestigioso MIT.